Rareza, un concepto relativamente raro...

Error de desplazamiento
¿Cuantos iguales? ...
Artículo de ©F Piniella

Decía mi gran amigo José Antonio Hernán, al que tanto echamos de menos por sus artículos en la revista "Crónica Filatélica", que nunca debemos confundir "raro" con "caro". Obviamente ambos conceptos son raros, difíciles de concretar. Dicen que algo que se puede medir indica un nivel de conocimiento del tema, por lo que para saber qué es rareza debiéramos saber cómo medirla y esto, repito, es muy difícil.
  • Raro no es caro.
Podíamos plantearnos el mismo escenario de partida de Hernán:
1. piezas caras pero no raras.
2. piezas raras pero no caras.
3. piezas raras y caras.
Desgraciadamente para nosotros los coleccionistas, el grupo tercero suele ser el más habitual.
  • La rareza puede variar con el tiempo.
Para colmo de los colmos el precio y la rareza son mutantes, cambiantes, varían según la demanda y la existencia de estas piezas. De pronto se "libera" un archivo de una casa impresora de sellos, como ocurrió con la casa impresora American Bank of Note o la española Fournier, y el mercado se inunda de piezas que un año antes eran rarezas y que ahora siguen siendo raras "pero no tanto".
Hay piezas que son raras y nunca dejarán de ser raras
En este caso es un montaje en acuarela y fotograbado
La rareza está relacionada con la cantidad de un producto, sus existencias disponibles son valores no siempre conocidos. Suele ser una costumbre de los comerciantes, por ejemplo, vender piezas escasas poco a poco, gota a gota, aunque a lo mejor se disponga de un pliego completo: primero salen piezas sueltas, luego bloques y finalmente te encuentras con que lo que en principio compraste como único ahora resulta que esa pieza está en todas las colecciones. El único se convierte en diez y hasta en cien. 
Los coleccionistas nos solemos caracterizar por buscar aquello excepcional, lo escaso, lo que solo tienen algunos: buscamos la pieza única, la rara, y ahí está la cuestión, en buscar la rareza, que a su vez nos servirá para que nuestra colección sea valorada, puntuada con una mejor medalla si vamos a exponerla en una muestra competitiva, donde será evaluada por un jurado y con unos criterios establecidos en un Reglamento y en una Guías o Directrices para la puntuación, que incluye entre los ítems a valorar el "Estado y Rareza".
Prueba en color no adoptado
¿Cuantas hay? ...

  • "Contabilizar" la rareza.
Error en la viñeta central invertida
y con sobrecarga "Specimen"
25.000 $ ¿caro o barato?
Podemos tirar de libros y poner en nuestra colección indicaciones del tipo "5 sellos con este error han sido reportados" pero no dejará de ser igualmente relativo ya que esos especialistas que han escrito esa publicación igualmente tienen un conocimiento relativo de TODA la realidad.

Existen hallazgos únicos, el azar a veces nos trae piezas que encontramos en un comerciante (que no ha sabido valorarla) o en un mercadillo (una tarjeta postal antigua que al dorso trae una marca muy rara que pasó desapercibida)… pero esto es como que te toque la lotería. La realidad es que el que pone en venta una pieza la ha mirado y requetemirado por delante y por detrás y si ve algo raro lo consulta y en seguida que "huele" la rareza le pone uno o dos ceros más al precio. Oferta y demanda son los clásicos parámetros que marcan el precio de un sello, una prueba, un dibujo original, etc.
  • Rareza = dificultad.
Lo que si es verdad es que hay piezas que su rareza está basada, sobre todo, en la dificultad por encontrarla. Un temático puede buscarse años buscando un franqueo mecánico de un determinado pasaje de su colección que no puede expresar con sellos ni con material de otro tipo; cuando la pieza aparece de pronto, no tendrá mucho valor quizás pero para él será un verdadero tesoro. A veces queremos hablar en el desarrollo de nuestra colección de un personaje o de una marca de la que no hay material (lo fácil sería construirse un sello personalizado ¡pero eso no vale, jajaja!) y aparece en una subasta una carta, o un enteropostal ilustrado o el comentado anteriormente, franqueo mecánico, o una franquicia, una marca naval,… cualquier tipo de material "raro" que hará las delicias nuestras y cerrará esa página que tanto nos ha costado: eso es rareza y no tiene por qué ser una pieza cara. En estos casos, por supuesto, no te hagas el interesado delante del que te la vende porque te "crujirá" subiéndote el precio hasta lo que tu seas capaz de pagar.

Un simple franqueo mecánico como este haría las delicias de un coleccionista
que hiciera una temática de felinos, y los fm son muy difíciles de encontrar

  • La rareza no tiene por qué ser antigua.
Tenemos siempre un poco desprestigiada las piezas de filatelia moderna pero existen muchas rarezas en sellos modernos, errores como el de la pieza de abajo que pueden llegar a alcanzar cifras muy elevadas en subastas (12.500 $).


  • Las diferentes rarezas en Temática.
En Temática la rareza puede venir de las diferentes columnas que la componen, somos unos privilegiados y podemos tener piezas raras de:
  1. Filatelia tradicional: sellos raros, errores raros, piezas raras de diseño o pruebas, etc.
  2. Historia postal: cartas con franqueos y marcas raras, porteos excepcionales, etc.
  3. Enteropostales: emisiones privadas raras, errores, etc.
  4. Filatelia Moderna: errores modernos (como hemos visto arriba) de extraordinaria rareza.
  • ¿Cómo indicar la rareza en una colección?
Existen diferentes maneras de indicar o de resaltar la rareza de nuestras piezas. Peter Suhadolc dio en su día una charla en Budapest sobre el tema. En principio hay que pensar que tenemos que dar información al jurado de por qué esa pieza es rara. ¿Cómo damos esa información?
  1. Podemos explicarla con un texto de literatura filatélica (normalmente algo más pequeño que la literatura temática o bien en cursiva o versalita u otro tipo de fuente): solo dos piezas vistas (“seen”) o que se hayan publicados (“recorded”) o conocidas (“known”). También podemos hacer alusión a un catálogo. Es importante si es una pieza que ha pertenecido a una colección clásica -por ejemplo- muy galardonada poner su procedencia EX-… En las pruebas se puede llegar a saber aproximadamente cuántas copias se producen según el estado de la misma, para ello conviene tener esta información, que en el caso de las pruebas francesas está muy estudiado.
  2. Indicar palabras más o menos estándar, en inglés se utilizan las siguientes: "Unique" "Rare" "Top rarity" "Scarce" "Uncommon".
  3. Con símbolos o letras de rareza en una escala que determinaremos al principio:
(U)  (R#) 

þ ✔  ★  ✪

Aquí se da todo tipo de detalles sobre cada una de las piezas: "tres pliegos se escaparon de los controles…"

Aquí se utiliza el sistema de tres niveles de rarezas con una señal

En este caso igualmente se establecen tres niveles de rarezas con estrellas

La oscuridad del marco de la pieza indica la rareza con cinco niveles
Sobre estas escalas (que yo mismo uso) debemos pensar que no son "matemáticas" y podemos incluso meter la pata exagerando la misma. Hay que tener mucho cuidado porque puede quedar tu reputación por los suelos si dices "única prueba conocida" o "mayor bloque conocido" y luego en la exposición te ponen al lado una colección del mismo tema y tiene la misma prueba, o aún peor el bloque del otro es todavía mayor que el tuyo… 
Hay piezas que es fácil saber que son únicas, es el caso de los dibujos de los diseños, pero incluso en este caso no quita que haya muchos bocetos preliminares y dibujos no adoptados.
  • La evaluación de la rareza.
Por tanto, si para nosotros es difícil evaluar la rareza de una pieza de nuestra colección, de nuestro tema, del que conocemos casi todo los libros publicados, los catálogos, etc. imaginaos lo difícil que será para el jurado que ve temas diferentes, cada uno de su padre y de su madre. Es imposible que sepa de la rareza de un sello más allá de los clásicos conocidos o del precio que ponga un catálogo.
un dibujo original siempre será único
pero pueden haber varios bocetos preliminares

Hay unas pautas sobre las que se suelen basar los jurados: una pieza clásica, por ejemplo una prueba de una primera emisión de un país, siempre será mejor que una prueba de Mónaco de 1952, y esta a su vez mejor que una prueba de Guayana de 2010… así sucesivamente. Un matasellos fancy de los iniciales de finales del XIX será mejor que los que luego aparecieron en la década de los veinte o treinta. Una carta certificada tendrá siempre más rareza que un porteo ordinario. El sentido común sirve para intuir también la rareza.

una prueba clásica siempre
será más rara que una moderna

El Reglamento da 30 puntos a la condición y rareza, diez para el estado y veinte para la rareza. En una cálculo llevado a cabo entre colecciones presentadas en exposiciones FIP y FEPA en un periodo de cuatro años, se vio que la media era de 15,24 puntos, siendo la rareza el mayor "saco" de donde pueden sacarse puntos para mejorar una colección. Por todo ello una buena colección cuando alcanza un status ya su única misión gruesa es la de ampliar y sustituir piezas de menos rareza por grandes piezas, a veces rascándose el bolsillo pero no siempre. Espero haya servido para algo y me haya podido expresar sobre la rareza, como... ¡un raro concepto!



4 comentarios:

José Luis Guzmán González dijo...

Coincido plenamente en lo subjetivo que puede resultar el término "rareza", yo creo que ello va intimamente ligado al conocimiento que se tiene sobre la materia que se colecciona. Se puede afirmar que a mayor amplitud pues menor será la profundidad del conocimiento, y viceversa. Cuanto mayor es el conocimiento que se tiene sobre un determinado tema mayores son las posibilidades de "detectar" una rareza en una pieza y, por tanto, dar más calidad a las colecciones expuestas.
Saludos.

Paco Piniella dijo...

Decía un viejo profesor amigo que cuanto más sabes de algo más te das cuenta de lo poco que sabes. Quizás en esto pase algo así.

Raudel dijo...

Muy bueno amigo Paco. Solo quisiera añadir a tu excelente trababajo, el hecho de que algunos coleccionistas "fuerzan" en la filatélia temática la introduccion de una pieza que no tiene ninguna relación con el tema por el simple hecho de ser un pieza de gran rareza (acá conocemos esta práctica como "cañona")... y es válido recordar que las piezas que son introducidas a la "fuerza" y que no guardan relacion con el tema NO APORTAN PUNTOS AL APARTADO EVALUATIVO CORRESPONDIENTE A LA RAREZA... saludos!!!

Luis Redondo dijo...

muy buen artículo, comparto muchas de las definiciones y argumentación