Un gran descubrimiento de la filatelia chilena

Artículo de ©P Aguirre-Warden

Un segundo ejemplar del "1 Centavo centro invertido"

A 62 años del descubrimiento del primer y único ejemplar conocido del "1 centavo centro invertido" (Serie Centenario de la Independencia de Chile , impreso por la American Bank Note de New York , USA 1910, hace ya 107 años), y que ha sido la "Prima Donna" de la filatelia chilena desde su descubrimiento en el año 1955, deberá compartir los honores de estar en el pedestal superior de la filatelia chilena, con un segundo ejemplar dado a conocer a los principales coleccionistas y expertos chilenos el día 28 de marzo del año 2017, (y ahora a la luz pública por medio de éste artículo), por el destacado filatelista y miembro de la Sociedad Filatélica de Chile, Señor Oscar Schublin. Quién se adjudicó este segundo ejemplar del "1 centavo centro invertido" en subasta pública de "E-bay".
La pieza fue puesta en subasta por un "vendedor de E-bay" y contaba con la correcta descripción referente a su centro invertido y a un valor mínimo de 17 euros !!! y fue adjudicada por Oscar en una cifra bastante conservadora, en relación al historial de precios de la única pieza hasta ahora conocida.
¿Por qué ocurrió tal cosa? ¿Por qué no hubo mayor "pelea" por adquirir dicha pieza? Muy posiblemente, porque tanto al vendedor como a los posibles oferentes, les tiene que haber surgido una gran duda respecto de la "legitimidad" de dicho sello, dado que esta variedad del sello de un centavo es mundialmente conocida, y que además, hasta la fecha solo se conocía UN EJEMPLAR como legítimo. Una imagen en E-bay es buena, pero no lo suficiente como para expertizar un sello, por lo que Oscar tuvo con toda seguridad, hacer un importante "acto de fe" y "apostar" una importante cifra de dinero, para adjudicarse esa pieza, corriendo todos los riesgos respecto de encontrarse finalmente con una "bonita reproducción" de la rarísima variedad o con una auténtica y legítima pieza. Gracias a Dios, para Oscar y la toda la filatelia chilena, lo segundo mencionado fue lo que ocurrió y hoy tenemos una segunda y magnífica pieza extremadamente rara (solo se conocen dos), que de seguro será ahora el "objeto de deseo" de varios e importantes filatelistas a nivel mundial, y para ser honestos, me incluyo dentro de los que sanamente envidian a Oscar. Con toda seguridad esta bella pieza filatélica seguirá los "conductos regulares" de certificación que entregarán las certezas finales necesarias para una pieza de esa envergadura.
El sello de un centavo de la serie original tiene grabado el marco en color verde oscuro y el centro grabado en color negro. El sello corresponde a la emisión "Centenario de la Independencia Nacional", puesta en circulación entre los meses de septiembre y octubre de 1910. La serie estaba compuesta de 15 valores diferentes, todos grabados e impresos por la American Bank Note of New York, USA.
La serie fue autorizada para circular a partir del 18 de septiembre de 1910 y por decreto del 14 de marzo de 1911 se fijó como fecha de término del uso de ésta serie para el día 18 de septiembre de 1911, esto es, un año de circulación. Finalizado el período de autorización de uso de éstos sellos postales, la Dirección del Tesoro de la República de Chile autorizó el remate de varias partidas de sellos nuevos. Luego de lo cual se procedió a hacer la correspondiente incineración de los sobrantes de los sellos, la que se llevó a cabo el día 11 de noviembre de 1911.

Colección Thomas Kannegiesser
Del sello de un centavo se emitieron y pusieron en circulación 6.000.000.- de ejemplares, de los que se incineraron 677.600 ejemplares al final del período de autorización para su circulación, esto es, fueron vendidos 5.322.400 sellos de un centavo, y digo "vendidos" pues no necesariamente fueron usados y circulados.
La imagen que se representa en el sello de un centavo corresponde a "La Jura de la Independencia",  tomada del bajo relieve en mármol realizado por Francesco Orsolino, en el monumento a la Batalla de Ayacucho ubicado en la Plaza de Armas, Santiago. Con referencia a la imagen original reproducida en el sello, existes diversos escritos, que con mayor o menor razón se argumenta respecto a lo poco representativo de Santiago que es la imagen reproducida por Orsolino. La declaración de la Independencia de Chile dice en parte :"... y hacer saber a la gran confederación del género humano que el territorio continental de Chile y sus islas adyacentes forman de hecho y por hecho un estado libre, independiente y soberano, y quedan separados para siempre de la Monarquía de España, con plena aptitud de adoptar la forma de gobierno que más convenga a sus intereses ..."
El Ministerio del Interior envió dos órdenes de compra a la ABN Co para la confección de la serie Centenario, a decir la orden F-2491 y la F-2604,. Pero solo la orden F-2941 contemplaba la confección de sellos de un centavo.
De los archivos de la ABN Co of New York, USA, y que están en la colección de Thomas Kannegiesser, conocemos una Prueba de cuño, C-935, 20.07.1910, firmada por Frank W. Gullet (FWG) (rojo) Gerente de Ventas Internacionales, A. Claxton Cary Jr. (A.C.C.) (rojo) Vice Presidente, Daniel E. Woodhull (DEW) (café) , Vice Presidente y Alfred S. Major (ASM) (azul) Jefe del Departamento de Grabados.
Prueba de impresión de cuños de marco y centro
Colección Thomas Kannegiesser
Para la orden F-2491 la American Bank Note of New York confeccionó dos planchas para el centro y dos planchas para el marco. Las que figuran impresa en los bordes de los pliegos. (A1 y A2 en color verde y; A1 y A2 en color negro. El sello de un centavo fue impreso en pliegos de 200 sellos en dos panes de 100 sellos cada uno (10 x 10).

Colección Thomas Kannegiesser
En la serie Centenario existen pruebas de impresión en papel y cartón, y además sellos sobrecargados "SPECIMEN". En general y válido para toda la serie Centenario, es que en la práctica no existen variedades notables y el grueso de ellas corresponde a centros y perforaciones desplazada. Las que de ningún modo rivalizan con el "Un centavo centro invertido"
Colección Thomas Kannegiesser
La única posibilidad de uso del sello de centavo en forma individual en los años 1910 y 1911, era para el envío de "material impreso" (Diarios y/o periódicos) o de tarjetas postales, enteros postales o sobres abiertos en los que se incluyera solo la dirección del remitido y del remitente y de textos impresos y que además fueran puestos en ventanilla a lo menos 20 ejemplares iguales. Por lo que éste sello es muy escaso encontrarlo solo en alguna pieza postal. Lo común es encontrarlo usado en forma múltiple.


  • ¿Cuál es la historia del hasta ahora único sello conocido del un centavo centro invertido?
  • ¿Por qué se conoce solo un sello si el pliego tenía 200 sellos y el "pan" 100 sellos?
  • ¿Por qué el primer sello conocido, apareció 45 años después de haber sido usado?
  • ¿Por qué el segundo sello aparece ahora, luego de 107 años de haber sido usado?
  • ¿Podrán seguir apareciendo más sellos de ésta importante rareza?

Para ser honesto y objetivo, la respuesta más lógica a todas las preguntas que podamos hacernos son simplemente "coincidencias", casualidades y quizás el destino, que las ha convertido en las piezas más raras de toda la filatelia chilena, excluyendo a los usos postales de las primeras emisiones, que se llevan el record de escases y valores en toda la filatelia chilena (Dado que las piezas de historia postal son casi siempre únicas por sí mismas). Suerte para aquellos que con conocimiento filatélico las adquirieron, el Sr. Errázuriz en 1955 y ahora el Sr. Schublin en el 2017, quienes creo yo, que tienen más mérito en sus "descubrimientos" que quienes las encontraron y vendieron sin notar la importancia de ellas. ¿De qué puede servir encontrar un gran diamante en bruto si quién lo encuentra no sabe lo que tiene en mano? ¿Podremos encontrar más de éstos diamantes? Sí, podremos, hay a lo menos 100 posibilidades más, escasas, pero posibilidades. Las que pueden ir disminuyendo con el correr de los años, por efectos de pérdidas, destrucción involuntaria, etc. posibilidades... posibilidades..
La historia del único sello de "1 centavo centro invertido" conocido a la fecha nos dice que en el año 1955 el médico italiano Manlio Pilotti, ejerciendo su profesión en la ciudad de Antofagasta, recibió en pago por sus servicios de un paciente del Ferrocarril Antofagasta - La Paz el sello de Un centavo de la serie Centenario con el centro invertido. Se dice que el señor Manlio Pilotti, que supongo no era filatelista, pero que tendría alguna noción del valor de los sellos o a lo menos de sus calidades, que habiéndole sorprendido el hecho de que el sello tuviere el centro invertido, lo llevó a Santiago y lo vendió en una Tienda Filatélica ubicada en Bandera 183, perteneciente al señor Florencio Bravo, por un precio que hoy día parece irrisorio (Cosa no extraña en éste tipo de situaciones, el aura de los comerciantes filatélicos de antaño, no era de las mejores y la información general era bastante escasa).

La historia sigue y se vuelve más "picante" aún, llegando casi a la telenovela, como lo son varias historias filatélicas de los años 50 y 60 del siglo pasado. El Sr. Florencio Bravo, en conocimiento que tenía una buena pieza, en mano y entre manos, colocó el sello del "1 centavo centro invertido" en subasta en la Sociedad Filatélica de Chile en el año 1956, pero llegado el momento de aquella subasta, se "dice" que apareció un connotado abogado, senador y político liberal chileno, que además era filatelista, el Sr. Ladislao Errázuriz Pereira, más astuto que todos los anteriores, y asustó a todos los potenciales oferentes, al mencionar que el sello estaba "sucio y perforado", cosas que eran por cierto, ciertas, de modo que no hubo oferta alguna en aquel remate. Terminada la subasta el Sr. Errázuriz (padre del también "famoso" Fra-Fra Errázuriz) se acercó al Sr. Bravo y le compró el sello "sucio y roto" por US$ 1.000.-.
El sello estuvo en manos del Sr. Errázuriz hasta el año 1971, año en el cual lo puso en venta en New York, USA, vendiéndose el sello en la suma de US$ 4.000.- a un español. Poco tiempo después el sello retorna a Chile, al ser adquirido por Joaquín Gálvez, destacado filatelista chileno, quien lo expuso en diversas exposiciones internacionales. En 1979 se remató la colección Gálvez, y ésta pieza fue adquirida por un filatelista italiano que coleccionaba centros invertidos.
Algunos años más tarde en una subasta de la casa Feldman de Suiza es adquirido por Gerhard Blank, distinguido filatelista suizo y miembro de la Sociedad Filatélica de Chile, en US$ 25.000.-, quien era poseedor de una gran colección de Chile.
El Sr. Blank vendió en forma privada el sello en US$ 50.000.- al Sr. René Lazo, gran filatelista y abogado tributario de la ciudad de Concepción, en el año 1989. Finalmente el sello se remató el 29 de julio del año 2004 en subasta pública en la Sociedad Filatélica de Chile, en una cifra cercana a la pagada por Rene Lazo, a un filatelista español anónimo, y desde entonces no se conoce el paradero del sello y tampoco se ha visto ese sello expuesto en ninguna colección.

Sello aparecido en el 2017
Sello aparecido en el 1955

Volviendo al tema que nos convoca, que es el sello de "Un centavo centro invertido", recién descubierto por el filatelista chileno, Sr. Oscar Schublin, puedo decir de él, luego de una extensa revisión, que en mi opinión el sello es legítimo, dado que no se ve seña algunas de que haya sido borrada la imagen original del centro del sello, no se ve ni aprecia ningún elemento pegado al sello, para la cual se lo colocó en agua caliente y posteriormente en un baño de bencina, no notando ninguna alteración en el sello. Los colores del marco y del centro son aparentemente los mismos que los sellos originales.
Reverso del 2º sello de 1ctvo centro invertido
Por ser un sello postal usado y lavado, el papel tiene al tacto todas las características típicas de un sello de la serie Centenario en esas mismas condiciones.
El sello tiene tres matasellos aparentemente uno de TALTAL y otro de SANTIAGO, no se leen claramente las fechas de uso por lo que no podríamos decir si el sello salió de Santiago o de Taltal. Solo podemos decir a ciencia cierta que el sello se usó postalmente, pues los matasellos son postales, no podremos saber si era tarifa única o fue aplicado en un lote de más sellos, dónde todos ellos podría haber estado invertidos, ya que es lo lógico que haya sucedido en la ventanilla de ventas en la oficina postal que lo adquirió. (Qué maravillosa y efímera suposición).

2º sello de 1 ctvo centro invertido y sello tipo de 1 ctvo
Mirando en detalle la impresión del centro grabado del sello, no se nota nada diferente a la aplicación del grabado mismo, todas las líneas del grabado se ven bien. y como lo mencioné con anterioridad los colores me parecen absolutamente legítimos.
Si comparamos el sello Ex-Errázuriz con el sello de O. Schublin recientemente descubierto, cabe preguntarse ¿Porqué el sello descubierto en 1955 tiene la perforación más o menos bien centrada y el recientemente descubierto la perforación está descentrada? ¿Será acaso el nuevo sello proveniente de un segundo pliego?
Pliego del 1 ctvo - Colección Oscar Schublin

En mi opinión y habiendo visto pliegos y fragmentos grandes de pliegos de ésta serie postal, es perfectamente posible que la perforación se haya ido desplazando a lo largo y ancho del pliego, pudiendo tener sellos perfectamente centrados en un extremo y descentrados en el otro extremo. Por lo que no hay argumentos plausibles para decir que el nuevo sello provenga de un segundo pliego.

Por años todos los filatelistas nos hemos preguntado por la posible existencia de un segundo, tercer o más ejemplares de éste sello con el centro invertido, pues a lo menos existieron 100 de ellos. Bien, ahora y luego de 107 años de su impresión por la American Bank Note de New York por encargo del Gobierno Chileno, aparece un segundo sello del "1 centavo centro invertido". Qué maravilla haber podido tenerlo en las manos y tener la oportunidad de revisarlo, verlo y poder decir que en mi opinión es bueno. No pude tener en mis manos el primer "Único sello conocido", y ahora me congratulo por haber tenido el "Segundo ejemplar conocido de dos" en mis manos, mis mayores felicitaciones a Oscar Schublin por haber tenido el coraje de apostar y ganar en una subasta, un sello que sin duda generaría dudas a cualquiera que tuviera que comprarlo sin poder verlo ni tocarlo. Es así como se construyen las lindas historias de la filatelia, con aquellos muy escasos y raros sellos, que con el pasar del tiempo se convierten en mitos, que pocas personas tiene el placer y suerte de verlos "en persona", con aquellos sellos que construirán nuevas historias, que tendrán su propio "pedigree" y que escalarán valores que harán que sean encerrados nuevamente sin ver la luz por años, o que tengamos suerte y sean expuestos en exposiciones filatélicas nacionales o internacionales, siendo las nuevas "prima donna" de nuestra filatelia tradicional de Chile.
En resumen, un extraordinario descubrimiento en la filatelia chilena, "Uno de dos únicos sellos conocidos del un centavo centro invertido de la serie Centenario"

Chile, marzo 29 del 2017

No hay comentarios: