Maximofilia, un coleccionismo de sellos muy apasionante

Artículo de ©JA Casas
Como todos sabemos el elemento que nos mueve a los filatélicos a coleccionar es el sello. Este coleccionismo se puede realizar de varias formas: el sello nuevo, el sello usado, el sello impreso en un entero postal, el sello en un sobre con un matasello, el sello en una tarjeta postal con un matasello, que puede ir en el reverso o en el anverso y es aquí cuando el motivo del sello coincide con el motivo del postal y a su vez tiene relación con la localidad del matasello es lo que llamamos tarjeta máxima.
Algunos filatélicos pueden pensar que la maximofilia es un coleccionismo relativamente moderno, no es así. Al repasar artículos sobre el origen de las tarjetas máximas nos remontamos a los últimos años del siglo XIX y primeros del XX con tarjetas máximas de pirámides y/o esfinges y monarcas, todas ellas realizadas por casualidad al coincidir la imagen de un sello adherido por la parte impresa de las primitivas tarjetas postales con la misma imagen impresa en ellas, y además debe de coincidir la concordancia de lugar, es decir, que la localidad del matasellos debe tener relación directa con el motivo impreso del sello y de la tarjeta postal. Estas tarjetas máximas involuntarias, la gran mayoría circuladas, son muy buscadas por los maximofilistas.
Veamos tres ejemplos (Tarjetas máximas de la colección del autor)...
10-06-1901
11-01-1903
2-02-1906

  • Evolución de la Maximofilia.
La maximofilia es un coleccionismo que ha evolucionado y se ha adaptado a las reivindicaciones de los coleccionistas. Siendo presidente de la Comisión F.I.P. de Maximofilia Nicos Rangos en el 2005 se envió a todas las delegaciones nacionales de maximofilia unas propuestas de revisión de los reglamentos. En la reunión de la Comisión F.I.P. de Maximofilia, celebrada en Málaga, se aprueban y estos Reglamentos son ratificados por la F.I.P. al año siguiente. El Reglamento Especial (SREV), ratificado en el 2007, dice en el punto 3.2.-La tarjeta postal ilustrada "...Las tarjetas postales antiguas pueden tener en su cara ilustrada una zona para la escritura. Con excepción de las tarjetas postales antiguas, éstas serán consideradas de mayor calidad en cuanto sea mayor su ilustración..."
Con la emisión de la primera tarjeta postal oficial el 21 de octubre de 1869 por el Correo Austriaco, la correspondencia postal sufre una gran revolución con los llamados enteros postales, en ellos se podía enviar un pequeño mensaje por la mitad del precio de la correspondencia cerrada en un sobre. Esta tarjeta postal – entero postal tiene muy buena acogida, se venden muchos ejemplares y otras administraciones de Correos de otros países lo imitan. Muchos enteros postales se editan con la impresión en el anverso del Escudo de Armas del país o la imagen de su monarca en el ángulo superior izquierdo o en la parte superior central y en el ángulo superior derecho un sello con el valor correspondiente a ese efecto, en algunas ocasiones carece de sello impreso, por lo que hay que pegar un sello con la tarifa correspondiente. Se completa el anverso con una zona destinada para escribir el nombre y la dirección del destinatario. El reverso queda en blanco para que el remitente escriba su mensaje.
Si el destino del entero postal superaba la tarifa mínima, la que tenía el sello impreso, el remitente tenía que pegar uno o más sellos, hasta completar la tarifa de destino, en la superficie del anverso y es aquí cuando surge la concordancia de motivo, la de los Escudos de Armas o la de la efigie de un monarca. En todos estos casos se deben de dar además las concordancias de lugar y tiempo.

   
Entero postal y tarjeta máxima de Alemania Imperio
sin sello impreso circulado el 6 de septiembre de 1872 (*)
(*) Tarjeta máxima de la colección del autor. Referencia: OLD POSTAL STATIONERY CAN BE RARE MAXIMUM CARD ACCORDING THE FIP MAXIMAPHILY REGULATIONS Nicosia 2012.  Nicos Rangos

De los enteros postales que he podido investigar, los más antiguos de mi colección, que se pueden considerar auténticas tarjetas máximas circuladas, son las de 1872 del Imperio Alemán, estos enteros postales no tienen sello impreso y llevan un sello adherido de la serie de 1872  del águila en relieve donde se dan dos variantes: Pequeño escudo sobre el águila y Escudo grande sobre el águila.

Entero postal y tarjeta máxima de Bélgica
circulado de Lieja a Düsseldorf en 1877
Además de los Escudos de Armas, hay enteros postales que reproducen la efigie del monarca como es el caso del monarca sueco Oscar II.
Este entero postal y tarjeta máxima está circulada en 1897 desde Estocolmo, el 24 de septiembre, con un matasellos especial de una Exposición de Tarjetas Postales, a Barmen, el 26 de septiembre, en Alemania. (**)
Es importante destacar que estos enteros postales sólo se pueden considerar auténticas tarjetas máximas cuando se dan la concordancia de motivo del sello pegado con la imagen que no reproduce el sello impreso con el franqueo del entero postal. Hay tarjetas máximas realizadas con enteros postales circulados en más países y por lo tanto la Maximofilia tiene su periodo clásico tan importante como el de otras clases filatélicas.

(**) Tarjetas máximas de la colección del autor. Referencia: OLD POSTAL STATIONERY CAN BE RARE MAXIMUM CARD ACCORDING THE FIP MAXIMAPHILY REGULATIONS Nicosia 2012.  Nicos Rangos

En el nº 1 de Cuadernos de Filatelia, titulado MAXIMOFILIA, Manuel Monterrey Molina (1989) nos comenta "La primera vez que el término 'Carte - maximum' apareció fue en 1932 en el primer número de Agosto de la revista 'Le Libre Echange, donde un cartófilo de Melun (Francia), llamado Lecestre, refiere que acaba de crear 'una'; haciendo cancelar en la estafeta postal de París 108, próxima a la 'Etoile', actualmente Place Charles de Gaulle, una postal del Arco de Triunfo, con un sello de 2 francos con el mismo motivo" (p. 10). Esto quiere decir que los primeros creadores de tarjetas máximas fueron coleccionistas de postales. Estos a su vez, en sus intercambios con otros coleccionistas, pedían que les enviaran postales con sellos de su país adheridos por la parte ilustrada de la postal y que la ilustración de ambos coincidieran. No en todos los países se daba esta circunstancia. Sólo queda, para que posteriormente fueran consideradas auténticas tarjetas máximas, que la localidad del matasellos tuviera relación directa con el motivo de la ilustración del sello y de la tarjeta postal.
Más adelante nos comenta Monterrey (1989) en su libro "Como muy bien dice nuestro admirado  amigo y gran maximofilista francés el Coronel G. de la Forté, la colección de tarjetas máximas es antes que nada una colección de estudio: Estudio del sello, para conocer su exacto origen, así como estudio del matasellos, para escoger el mejor y el más adecuado. Obedeciendo a las reglas establecidas, la maximofilia no puede ser susceptible de fantasías." (p. 11). En este apartado coincidimos todos, la maximofilia es un coleccionismo muy lógico, nada fantasioso.

27-06-1936                                                       28-06-1937
Tarjetas máximas de la colección del autor.


  • Elementos de una tarjeta máxima.
La tarjeta máxima está compuesta por tres elementos: sello, tarjeta postal y matasello. Los nombro siguiendo este orden pues ya he comentado que somos coleccionistas de sellos y sin él no se puede hacer una tarjeta máxima. A continuación tenemos que conseguir una tarjeta postal con la ilustración lo más parecida posible a la del sello y posteriormente cancelarla en una localidad con relación directa con el motivo del sello y la tarjeta postal. Esto nos lleva a decir que la maximofilia conlleva tres colecciones distintas:
Filatelia + Cartofilia + Marcofilia = Maximofilia
Filatelia                                                                      Marcofilia 
Cartofilia  
Maximofilia 
Tarjeta máxima realización de la Asociación Española de Maximofilia ASEMA

  • Reglamento de Maximofilia.
En ocasiones algunos coleccionistas me han manifestado que la maximofilia es un coleccionismo con un Reglamento algo complicado. Es importante conocer los Reglamentos de cada clase filatélica, pero también  es fundamental saber interpretarlos. La maximofilia es un coleccionismo muy lógico, que se basa en tres reglas de concordancias : de motivo, de lugar y de tiempo, que debemos demostrar que dominamos en nuestras realizaciones personales y en los comentarios maximofílicos que presentamos en nuestras  colecciones.  No todo lo que se ofrece en el mercado filatélico como tarjeta máxima lo es. Para ello tenemos que tener muy claro

Las DIRECTRICES (GUIDELINES) en el punto 4.3 Conocimientos e investigación nos dice:
"La investigación maximofílica está basada en la observación de las tres concordancias: de motivo, de lugar y de tiempo. La concordancia de motivo es la condición más importante que caracteriza una tarjeta máxima. La concordancia entre la ilustración del sello y de la de la tarjeta postal debe de ser la máxima posible y visualmente manifiesta."
 Primera realización
Segunda realización
Esta regla la podemos resumir en que la ilustración (imagen) que se vea en el sello debe coincidir con la ilustración (imagen) que se vea en la tarjeta postal y ambas ilustraciones (imágenes) deben ser lo más parecidas posible.
Presento dos realizaciones, en la primera vemos que tiene un sello con la ilustración del patio de los Leones de la Alhambra de Granada. La tarjeta postal tiene una bonita ilustración de la Alhambra desde el Albaicín que coincide con la ilustración del matasellos de la Agencia Colaboradora de la Alhambra. ¿Podemos considerar esta primera realización como tarjeta máxima? ¿La imagen del sello es la más perecida posible de la de la tarjeta postal? Vemos que esta realización no cumple la concordancia de motivo, que ya comentamos que es la más importante.  Por lo tanto esta realización no se puede considerar como tarjeta máxima. Hay que aclarar que al hablar de concordancia de motivo no estamos hablando del motivo de la emisión del sello, estamos hablando del motivo (ilustración), en otras palabras la imagen que vemos en el sello.
En la segunda realización también podemos ver el mismo sello del patio de los Leones de la Alhambra adherido a una tarjeta postal que muestra una ilustración muy parecida a la que aparece en el sello, por lo que podemos decir que esta segunda realización si cumple la concordancia de motivo y da un paso importante para que se considere  una correcta tarjeta máxima.
El siguiente paso sería justificar si está cancelada con un matasellos cuya localidad esté relacionada con la imagen del sello y la de la tarjeta postal. Estimado lector ¿cuál es su opinión?

Continuamos con la segunda de las concordancia la de lugar  que " implica una relación entre el nombre de la localidad o del lugar que figura en el matasellos y el motivo del sello y de la tarjeta postal." Que nos dice esta regla: que tenemos que averiguar que localidad tiene relación directa con el motivo del sello (la imagen que se ve en el sello) y con el motivo de la tarjeta postal (la imagen que se ve en la tarjeta postal, recordad que debe ser lo más parecido posible a la imagen que se ve en el sello). "El matasello de "primer día" podrá ser utilizado solamente cuando respete la condición mencionada en el párrafo anterior." Aquí me gustaría llamar la atención de los amigos temáticos. Por muy bonita que sea la ilustración del matasellos de primer día, en la concordancia de lugar manda la localidad de figure en él.

Tarjeta recuerdo de la colección del autor.
Esta realización cumple la concordancia de motivo, el motivo del sello (imagen) coincide con el motivo de la tarjeta postal (imagen) pero en el siguiente paso el matasellos de primer día no cumple la  concordancia de lugar, el Arco de Santa María está en Burgos y el matasellos de primer día de esta realización es de Madrid, por lo que no se puede considerar tarjeta máxima.
Realización del torero Manuel Rodríguez Sánchez "Manolete" (Córdoba 1917- Linares 1947) con matasellos de primer día de Córdoba que cumple la concordancia de lugar , el torero nació en Córdoba.
Realización de la diosa Cibeles, de la fuente madrileña de la Cibeles, el matasellos de rodillo de primer día cumple la concordancia de lugar, la estatua de la diosa se encuentra en Madrid. 
Podemos decir que son unas bonitas tarjetas máxima triples.
Manolete y Cibeles, tarjeta máximas realizaciones del autor
Nos queda por comentar la concordancia de tiempo  que "está determinada por la fecha del matasellos, durante el período en que el sello tenga poder de franqueo." Esta regla nos dice claramente que solo podemos hacer una tarjeta máxima con sellos que tengan poder de franqueo en el momento de su confección.
Elegimos tres realizaciones con el sello nº 1643, del catálogo Edifil, monumento a Colón en Barcelona. En estas tres realizaciones se dan la concordancia de motivo  la imagen del sello y la imagen de la tarjeta postal  coinciden; la concordancia de lugar la localidad de los matasellos Barcelona tiene relación directa con el monumento a Colón que se encuentra en Barcelona; la concordancia de tiempo los sellos están cancelados cuando tenían poder de franqueo y recordamos que esta concordancia viene determinada por la fecha del matasello, la primera el 17 de marzo de 1965, fecha de primer día de puesta en circulación, la segunda de 7 de junio de 1973, con ilustración triple y la tercera del 27 al 30 de septiembre de 1988 también con matasello ilustrado triple.

Tarjetas máximas de la colección del autor,
la superior-derecha realización del autor.
De estas tres realizaciones se valora más la tarjeta máxima que esté matasellada más cerca de la fecha de la emisión del sello. En este caso la primera realización, con matasello ordinario con fecha de primer día de Barcelona tiene la concordancia de tiempo perfecta. Podemos concluir comentando que las tres realizaciones cumplen las tres concordancias por lo que son tarjetas máximas y que la primera realización tiene la mejor concordancia de tiempo.
¿Qué debemos aplicar a la hora de realizar o comprar una tarjeta máxima? La lógica si nos fijamos en las tres reglas de concordancias se basan en reglas lógicas, no dejan desarrollar nuestras fantasías filatélicas.

  • Tarjetas máximas en colecciones temáticas o clase abierta.
Quiero tratar la presencia de tarjetas máximas en otras clases filatélicas como la temática y la clase abierta. He comprobado en muchas colecciones, de las ramas mencionadas anteriormente, los coleccionistas no demuestran sus conocimientos sobre las tarjetas máximas que presentan. La temática y la clase abierta contemplan piezas de todas las clases filatélicas y en el caso de la clase abierta, de coleccionismo. Esto implica que el coleccionista tiene que demostrar, al igual que el maximofilista, sus conocimientos sobre el tema que desarrolla y los conocimientos filatélicos sobre todas las piezas que presenta.
En varias ocasiones, incluso en exposiciones mundiales, he visto que el coleccionista se limita a comentar que la pieza que presenta es una tarjeta máxima, sin más. En ocasiones, no pocas, algunas de esas piezas no son tarjetas máximas, esto quiere decir que el coleccionista no domina, no ya los Reglamentos de Maximofilia, ni las tres reglas de concordancias: de motivo, de lugar y de tiempo.
Además de el comentario temático, que lo relaciona con el tema que desarrolla, debe demostrar sus cocimientos filatélicos y maximofílico sobre las piezas que presenta. Esto es lo que hacemos los maximofilistas en cada una de las piezas que presentamos en nuestras colecciones. Tenemos que presentar los datos de la emisión del sello: fecha, motivo, impresión, dentado...; de la cancelación: tipo, ciudad, fecha y muy importante justificar el por qué está matasellada en esa localidad, es decir la relación con las imágenes del sello y de la tarjeta postal y de la tarjeta postal: si es conocido el editor, número, fecha...
Sin duda los datos más complicados de conseguir son los referidos a las fechas de edición de las tarjetas postales, porque muchas de ellas no los tienen impreso.
A los amigos temáticos comentarles que para mí es más importante que la cantidad, la calidad de las tarjetas máximas presentadas en sus colecciones, al igual que otras piezas de otras clases filatélicas.

E: 1-01-1901.Alfonso XIII. Tipo Cadete. Renovación de la serie básica.
Calcografía. D. 14 de peine.
O: Ordinaria. Madrid 18-07-02. Ciudad donde nació.
P: Ed. A. Cánovas, fotógrafo. Nº 1. Madrid. Año 1902
Tarjeta máxima de la colección del autor 
Se ha realizado un estudio del sello y su emisión, de la cancelación y justificación del matasellos (se ha comentado la relación de la localidad del matasellos con el personaje) y de la tarjeta postal.

  • Consejos prácticos.
Espero que mi escrito haya sido de su interés y que esta atractiva forma de coleccionar sellos adheridos en la parte ilustrada de las tarjetas postales, siempre guardando las tres lógicas concordancias: de motivo, de lugar y de tiempo despierte su interés por coleccionar tarjetas máximas e incluso se atreva a confeccionar sus propias tarjetas máximas. Para ello me permito sugerir los siguientes consejos:
  1. Conocer las emisiones de sellos y la ilustración que presentan los sellos. Aquí pedimos la inestimable colaboración de Correos, publicando los sellos antes de su emisión en su web y en la prensa filatélica.
  2. Conseguir tarjetas postales con la imagen de su ilustración lo más parecida posible a la imagen o imágenes que se vean en el sello. Buscar postales con superficie mate que admitan la tinta del matasello.
  3. Conocer los posibles matasellos que tengan relación con la emisión del sello: de primer día, presentación y/o conmemorativo y si no los hubiera, estudiar la localidad que tiene relación directa con el motivo (imagen) del sello y la ilustración de la tarjeta postal para matasellarlo con el ordinario o turístico. Volvemos a solicitar la colaboración de Correos publicando los distintos matasellos con el tiempo adecuado para poder enviarlos a matasellar. Cuidado con los matasellos de primer día que su localidad no guarden relación directa con el motivo del sello y de la tarjeta postal.
  4. Estudiar la mejor zona de la tarjeta postal, donde pegar el sello para que el matasello sea legible. El sello puede estar en cualquier parte de la tarjeta postal, siempre que no tape la imagen con la que tiene relación con el sello. Sólo aplicar un matasello.
  5. Enviar a la oficina postal correspondiente o al servicio de matasellado de Correos en Madrid. Aconsejo que cada tarjeta postal le preparéis con papel de periódico una especie de carpeta para que este papel sirva de secante de la tinta, sobre todo la que toca algunos sellos que tardan un poco en secar. La dirección del servicio de matasellado en Madrid es la siguiente:
FILATELIA. MATASELLADO
CCP CHAMARTIN 5ª Planta
Avda. Pío XII, 108
28036-MADRID



Juan Antonio Casas Pajares es Presidente de la Comisión de Maximofilia de FESOFI, miembro del Bureau F.I.P. de Maximofilia y Presidente de la Asociación Española de Maximofilia.

4 comentarios:

LORA dijo...

Felicidades por el magnifico articulo pero tengo una duda y perdona por mi ignorancia. En los ejemplos aparece una tarjeta maxima realizada por vosotros ( una guitara). Mi pregunta: ¿Puedo realizar por ordenador mi tarjeta postal para despues colocarle el sello y despues matasellarla?.
Esperando tu contestacion.
Saludos desde Malaga.
Victor

Paco Piniella dijo...

Gracias Juan Antonio por tu aporte tan importante a este blog.

JUAN ANTONIO CASAS PAJARES dijo...

Víctor esto es lo que se escribe en las GUIDELINES, en el punto 3.2.-La tarjeta postal ilustrada: en el tercer párrafo "- No podrán ser utilizados para realizar tarjetas máximas: collages, recortes, fotografías privadas en papel, fotocopias ya sean en color o en blanco y negro, montajes y dibujos privados especialmente realizados para la emisión del sello en papel fotográfico o impresos por ordenador."
Lo especifica de forma clara: No son válidas las tarjetas impresas por ordenador.
La tarjeta postal de la guitarra está realizada en imprenta.
Saludos desde Cádiz.

JUAN ANTONIO CASAS PAJARES dijo...

Paco gracias a ti por publicar artículos sobre Maximofilia en este prestigioso blog.