Las Tarjetas del Correo

Artículo de ©Rafael Acuña
Las "Tarjetas del Correo" son efectos enteropostales de correspondencia. Se trata de tarjetas postales realizadas por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) con un diseño, a propuesta de una empresa u organismo (oficial o particular), que subvenciona el gasto de su producción. Estas tarjetas deben ser consideradas, por tanto, dentro del ámbito de la Filatelia Moderna, tal y como se contempla en el reglamento de esta clase de competición.
El nacimiento de la tarjeta del correo o tarjeta postal prefranqueada, data del 30 de junio de 1995, tras la publicación de su resolución, el 4 de julio, en el Boletín Oficial del Estado. Dos años después, se amplia y se modifica el texto de dicha publicación. A grandes rasgos podemos clasificar estas tarjetas, poco conocidas entre los aficionados a la filatelia, en dos grandes grupos: 
  1. Aquellas cuyo valor facial se expresa mediante un sello impreso. 
  2. Aquellas cuyo valor facial se indica mediante un cajetín de prepago impreso. 
En ambos casos, pueden ser innumerables los orígenes para su puesta en circulación, tanto desde organismos e instituciones públicas y oficiales (Correos, FESOFI, ANFIL, etc.) como desde entidades y empresas particulares.
I. Tarjetas del correo cuyo valor facial se expresa mediante un sello impreso. 
Con anterioridad al año 1995, desde el año 1973, coincidiendo con el centenario del primer entero postal español y durante 25 años, se emitieron 67 tarjetas turísticas dedicadas a cada una de las provincias españolas, Ceuta, Melilla y algunos acontecimientos diversos. Así las primeras cuatro tarjetas de la serie fueron dedicadas a Barcelona, Madrid, Córdoba y Zaragoza. El 27 de mayo de 1998, se emitió la última de esta serie.
El 30 de junio de 1995, se ponían en circulación 24 nuevas tarjetas enteropostales, dedicadas a Baleares y Canarias, con la denominación de “Tarjetas del Correo”, caracterizadas por la circunstancia de no llevar el sello su valor facial expresado en números, sino por medio de letras mayúsculas (“A” para aquellos envíos nacionales y “B” para franqueo internacional)
De este modo, la tarjeta conservaba siempre su validez para el franqueo, aún cuando se acordara un cambio de tarifas postales.
II. Tarjetas del correo cuyo valor facial se expresa mediante un cajetín de prepago impreso. 
A principios del mes de agosto del año 2012, Correos y Telégrafos de España, publicó en su página web un comunicado de prensa en el que se dispone la puesta en circulación de unas nuevas tarjetas prefranqueadas con vistas fotográficas de tres ciudades, elegidas de entre algunas de las más turísticas de España: Madrid, Toledo y Benidorm (Alicante).
La distribución de estas tarjetas, durante el mes de septiembre de ese año, con una tirada de 3.000 ejemplares para cada modelo, se realizó de forma exclusiva a través de diversos canales comerciales, en las ciudades representadas, llevando un código de barras; pensadas para promocionar el turismo español a escala internacional, presentan la peculiaridad de que no van prefranqueadas con sello alguno impreso, sino que llevan un cajetín en el que se alude a que se trata de un Franqueo Prepagado de Tarifa B (Facial Internacional para la Unión Europea).
Las nuevas tecnologías y las redes sociales, como no podía ser de otro modo, irrumpen en este nuevo mundo de las tarjetas prepagadas, pues en el particular caso de esta tarjeta en concreto, se presenta la peculiaridad -por vez primera en este área de coleccionismo- de que el dorso de la tarjeta, además de llevar el escudo de la ciudad junto al cajetín de Facial Prepagado del Tipo “A”, Nacional Interurbano, nos presenta impreso en su sector inferior izquierdo un código “QR” de información inteligente capaz de ser interpretado y leído por medio de una cámara digital y/o por teléfonos móviles que dispongan instalada en su memoria la aplicación informática (“app”).
La incorporación del código «QR» de realidad virtual en su esquina inferior izquierda, ofrece una información añadida en forma de imágenes virtuales que se capturan por medio de la aplicación informática (“app”) correspondiente, junto a la indicación de su redireccionado y presencia de esta iniciativa de “El Camino con Correos” en Internet y en Redes Sociales como Twitter, Facebook e Instagram.
 



Bibliografía:

2 comentarios:

Marcela Diaz Cabal dijo...

Creo que este artículo del amigo Rafael zanja la discusión sobre los enteros postales que no llevan un valor en número, pero sí un cajetín de prepago impreso. Independientemente de que sus orígenes tengan que ver con instituciones públicas y oficiales o empresas y entidades privadas, al menos estas tarjetas prefranqueadas y emitidas por el Correo español son válidas en Filatelia Moderna. Por consiguiente, también lo deben ser en Temática. Muchas gracias, Rafael, por ponernos al día en cuanto al uso y validez de estas piezas que además de bonitas son más accesibles para los neófitos.
Saludos,
Marcela

Paco Piniella dijo...

Esa es un poco mi teoría de los FP.