El color... importa

Artículo ©José Ivars Ivars
Hace unos días, en un interesante debate creado en las redes sociales con motivo de haber colocado parte de la imagen que ilustra este artículo, y gracias a las respuestas obtenidas, nos planteamos poner en debate pero esta vez aquí en La Lupa, hasta qué punto el Reglamento de Correos nos puede ayudar en valorar una pieza, que a simple vista no reviste mayor importancia, y hasta resulta poco atractiva.
Figura 1
Si nos ponemos a describir este sobre (Figura 1) nos encontramos que es un sobre muy normal, de color azul de los muchos que con total seguridad hubo en papelerías y tiendas afines, circulada desde Valladolid a Madrid, con un fechador algo borroso pero del que podemos apreciar una fecha (¿?) que asemeja al 10 de enero de 1974, circulada con un sello de la serie básica “Franco” de 2 Ptas. (Edifil 1158 [1]) y al que se le ha añadido una Marca de “Tasa” de la carta. Como vemos todo muy normal hasta aquí, aunque si bien el filatelista es siempre un tipo curioso, nos dio por indagar y con ello preguntar.

De entrada vamos a ver el porqué se tasó la carta. Hemos dicho que la carta circuló con un sello de 2 Ptas., remitida desde Valladolid a Madrid en fecha del 10.01.1974, y según la tarifa en vigor en aquel tiempo [2] está circulada correctamente, si bien para una carta “normalizada” de hasta 20 gr., la tarifa era de 2 Ptas [3]. ¿Y entonces tasa porque razón? La respuesta nos la da la marca de Tasa, aunque he de reconocer que al principio uno no sabía muy bien a qué se refería. La marca dice “VALLADOLID T_________Ptas. Por utilización color azul” (Figura 2), y gracias a los buenos amigos y amigas que se tienen [4] y dispuestos siempre a mostrar sus conocimientos, pude saber que dicha marcha de tasa hace referencia expresa al uso de sobres de color azul en la correspondencia, color no permitido según la normativa de Correos y que su uso hace que una carta que puede parecer normalizada, pase a ser “no normalizada” con la consecuente variación en la tarifa a aplicar, que en este caso sería de 2 Ptas. más y al no llevarla se aplica la suma de “el doble de la cantidad que falta”, es decir 2 + 2 = 4 Ptas. Da la casualidad de que esta norma que al parecer ya se aplicaba en el año 1974, hoy en día está todavía en vigor (Figuras 3 y 4), aunque no se suela aplicar en la correspondencia actual.

Figura 3

Figura 4

Una vez conocido el porqué de la Tasa sobre esta carta, nos pueden surgir nuevas preguntas, nada fuera de lo común pero sí interesante si las respuestas nos van a ayudar temáticamente. La primera que me surge más bien es una afirmación que no puedo constatar de momento, pero entiendo que si la marca de tasa viene detallada la oficina de origen, debe haberla de otros lugares de la geografía española, aunque como vemos en la otra carta (Figura 5) que mostramos que intuimos igualmente se tasó por la misma razón, esta no viene con la inscripción de la ciudad.

Figura 5

Pero si hay una pregunta que lanzo a los lectores de “La Lupa” para que cada cual pueda dar su opinión: ¿Tendría cabida este sobre en sí, haciendo referencia al color azul del mismo, en una colección en donde por ejemplo se trate aspectos de la luz y su descomposición en colores, sabiendo que en Filatelia Temática los sobres en sí no se pueden usar como material temático? ¿Borderline?.

Los Reglamentos no son muy precisos en casos como este, pero si aboga por utilizar información temática procedente de por ejemplo “…el material en que fue impreso…”, haciendo referencia eso si a los sellos y nunca teniendo como bueno el uso de un sobre, salvo cuando se trata de Enteros Postales, que no es el caso. Entonces, ¿El color importa….?







Notas
[1] Emisión de fecha 24 de abril de 1966, color púrpura y dentado 12 3/4 x 13 1/4, realizado en Huecograbado.
[2] Decreto de Presidencia del Gobierno de 10 de mayo de 1970. B.O.E. 01.06.1970.
[3] Esta tarifa se modifica a partir del 1 de diciembre de 1974.
[4] He de agradecer a los amigos Evaristo Alfaro y a Dori Sanchez, la información aportada.

5 comentarios:

Paco Piniella dijo...

Me parece una pieza perfectamente "utilizable" para una temática de pintura, de colores,... además sería un elemento innovador, porque lleva consigo una investigación de la pieza que pasaría desapercibida si no hubiera ese estudio.

Marcela Diaz Cabal dijo...

Me ha interesado mucho este artículo por dos razones o tres. La primera, porque justamente en Facebook escribí mi comentario de que el sobre en cuestión (el primero en el artículo) ni por asomos puede clasificarse como azul. En todo caso, es de un celeste-verdoso tan devaído que a nadie se le ocurriría clasificarlo de azul. Incluso, si lo comparamos con el segundo sobre, vemos el contraste de colores. Presumimos que el tiempo hizo su efecto en el primero.
Luego viene lo que para mí es más intrigante: el porqué de esa prohibición. Como no soy española no sé cuál es la razón. Como filatelista me encantaría conocerla. Puedo entender que no les agrade a los de Correos los colores que de alguna manera puedan interferir o incluso impedir la lectura rápida y efectiva del destinatario, dirección, remitente u otras observaciones propias de estos envíos postales. Pero si observamos el color de la marquilla de Tasa, el morado sobre el celeste no impide su lectura. Ojalá alguien diera luces sobre dicha prohibición y en qué se basa. También despierta mi curiosidad saber si es igualmente válida esa prohibición sobre el color azul (o en su defecto, sobre el celeste) para las cartas procedentes del extranjero. Porque yo tengo precisamente papelería de ese color para escribirles a los amigos. Y no vaya a ser que no lleguen mis cartas a su destino o me las devuelvan "castigadas" por el color del sobre.
Ahora, si pensamos en su utilización en una temática, estoy a favor de que pueda utilizarse lo del color porque el sobre es el soporte de la carta y hay una regulación específica del Correo español sobre el uso de colores en cuanto a los sobres de cartas o tarjetas postales. Creo que vendría perfecto para comparar la percepción de los colores, los efectos de la luz, la degradación que ocurre con el paso de tiempo, etc.
Un saludo cordial a los amigos de La Lupa y naturalmente, al autor de este artículo.

from-philately-to-froglately dijo...

Estimado José, excelente artículo, muchas felicidades!!! Lo que destacó de él mismo, es la investigación que has realizado, esto muestra a la perfección la importancia de la “información filatélica” que se debe plasmar a la inclusión de algunas piezas, un análisis maravilloso de ella; he dicho que “el pie del que cojeamos” todos los filatelistas temáticos es “la información filatélica” pero he aquí un claro ejemplo de cómo ganar puntos en cualquier exhibición. ¿En que temática incluirlo? Podría decir que en muchas “dependiendo de la creatividad se cada filatelista”, pero es lo de menos, el análisis e investigación de la pieza es muy bueno!!!! Reitero mi felicitación!!

JOSE IVARS IVARS dijo...

Agradezco de antemano vuestras palabras de felicitación. En esta común afición que tenemos, y en especial la Temática, siempre encontraremos que numerosas piezas poco relevantes tienen cabida, claro esta con un estudio detallado de las mismas. Yo solo di unas pinceladas sobre el tema este de las TASAS por el color del sobre. Para mi era hasta desconocido que por ello se pudiera tasar una carta, pero realmente asi es y hay que seguir indagando, y prometo todo aquello que encuentre volverlo a compartir con esta gran familia que somos en LA LUPA.
Fdo. José Ivars Ivars

EDWARD VIANNA dijo...

Gracias por el articulo está muy interesante.

Ahora bien, desde mi punto de vista que pasaria si es lo contrario.

Digamos que es una prohibición, como las muchas que tienen los correos en general (no enviar drogas, no enviar dinero, no enviar explosivos, ántrax, no reutilizar la estampilla dos veces...entre algunas, aunque estoy exagerando, pero otra sería no usar sobres que no sean blancos o claros y muchos menos de gamas azules), me haría la siguiente pregunta: Si es una prohibición porque la entidad de correo permite entonces su uso a cambio de una tasa doble?
Creo que la entidad de correo no debió permitir ni siquiera la circulación de ese envío para ser justos, porque al final como siempre hay un "juega vivo", quizás lo hizo intencionalmente y le "metió el gol" a la entidad a cambio de beneficiarse de la falla en el sistema.
Por otra parte, que razones o fundamentos sustentan el no uso del sobre azul? pongámoslo así: en tiempos de 1974 no sería que alguien en correos era enemigo del tío que tenía una papelería a la que sólo le llegaba papel de ese color y le quería arruinar el negocio.

Bueno al final pueden ser muchas las especulaciones y como yo nací en el ´77, bueno que les puedo decir no sé como eran esos tiempos.

Lo importante, es que lo pondría en una colección temática denominada X files: casos y cosas del Correo postal...

Saludos...!!