La fotografia y el fotograbado en la elaboración de material filatélico

Artículo de ©F Piniella

La Historia de la fotografía empieza oficialmente en el año 1839, con la divulgación mundial del primer procedimiento fotográfico: el daguerrotipo. Los sellos curiosamente lo hicieron casi a la par, ya que se emitieron los primeros en 1840, concretamente, como sabemos, el 6 de mayo de 1840, el “penique negro” británico, que fue el primer sello postal adhesivo que circuló en el mundo. En 1888, Kodak fabrica carretes de película enrollable y coincide un poco también con los primeros sellos temáticos. Siempre se ha hablado mucho de los procesos de diseño de los sellos postales y en ellos la fotografía jugó un papel muy importante. Precisamente ahora han salido a la luz muchas piezas que pertenecieron a los archivos impresores, como es el caso de la US Bureau of Engraving and Printing (BEP). Morris fue uno de los principales coleccionistas de este material fotográfico hoy en manos privadas y parte del material aún en casas de subastas. Recientemente por ejemplo salieron a subasta los fotograbados de la serie colombina de 1893 de los Estados Unidos, abajo en la Fig. 1 una de estas piezas de gran tamaño correspondiente al sello de 15 centavos.

Fig. 1 - Fotograbado ORIGINAL preparatorio del diseño del 15c de la serie colombina de EEUU (BEP Archives)

A medida que pasaron los años y el fotograbado dio paso a las fotografía-ensayos se produjo un aumento de piezas preparatorias del diseño de los sellos. En muchos casos se establecieron concursos de diseños ya preparados en la forma de montajes fotográficos. Algunos de los cuales fueron elegidos, otros desechados y otros aceptados pero con modificaciones. El proceso era el mismo que con los dibujos, acuarelas o cualquiera de las técnicas disponibles para elaborar una imagen compuesta.

Fig. 2 - Aquí se aprecia el fotograbado base de un sello de 1929 con diferentes ensayos fotográficos

Fig. 3 - Ejemplo de estos fotomontajes previos y no definitivos en emisiones más modernas

Fig. 4 - Ejemplo de fotomontaje y sello emitido pero con muchas variaciones.

La opinión de los jurados es mayoritariamente que los fotodiseños de sellos que no fueron adoptados no son piezas relevantes, especialmente en el caso de los diseños modernos. Realmente el Reglamento, nuestra Biblia, habla en el Art.3 de "material filatélico apropiado" y las Directrices van en el sentido de un material utilizado para el diseño de material filatélico o postal (3.1):
Material postal-filatélico apropiado es el que ha sido emitido , se proyectó emitir o ha sido producido en la elaboración de la emisión, con el propósito de transmitir correo u otras comunicaciones postales, el que ha sido usado para ello, o considerado válido por organizaciones postales gubernamentales , locales o agencias postales privadas , así como por otras autoridades debidamente encargadas o facultadas para ello.
Y matiza en la relación del tipo de material:
piezas “proyectos de emisión o realizadas en la preparación de la emisión” como bocetos y pruebas.
Esto quiere decir que la cuestión estribaría en determinar si el diseño que participa en un concurso forma parte del proceso creativo del sello o solo aquel diseño que ganó de forma contundente. En este sentido en la Fig.3 vemos un fotomontaje que finaliza en un sello emitido mientras que abajo una serie de fotomontajes que no llevaron al sello emitido. Obviamente y esto es una apreciación personal, el foto-ensayo premiado y que cristaliza en el sello es un material de primer orden, especialmente si es una fotografía antigua o aún más si es un fotograbado del siglo pasado, ahora bien el foto-ensayo no admitido yo creo que es una parte del diseño, quizás se haya quedado en el "casting" de la película pero participó y de forma secundaria: es una pieza que será más o menos interesante en función de su antigüedad. Por ejemplo no es lo mismo un ensayo fotográfico de esas que hay en abundancia del correo de la República Federal Alemana (Fig.8) de diseños no admitidos que los que aparecen aquí abajo (Fig.5) de sellos no emitidos en los EE.UU. en los años treinta. La rareza determina la mejor o peor elección de estas piezas, que en ningún caso, desde mi punto de vista, deben penalizar (no esta en la relación de material no apropiado de las Directrices), en todo caso sumar más o menos a un exhibit.

Fig. 5 - Proyectos fotográficos rechazados por la BEP

Hoy día las grandes colecciones incorporan estos ensayos fotográficos, incluso modernos (abajo un par de ellos en la famosa colección de pájaros del jurado internacional Läge -Fig.6- y otro ejemplo de mi colección sobre el Faro de Colón -Fig.7-). Creo que como siempre las reglas deben ser flexibles y la mesura y la rareza de estas piezas será mayor o menor según el caso, según la antigüedad de la misma y del país o mejor la Imprenta privada o la Administración pública dedicada al diseño de los efectos filatélicos y postales.

Fig.6 - Ensayo fotográfico moderno junto al sello con ligeras modificaciones en la estampación final (Colección Läge)


Fig. 7 - Dos ensayos fotográficos a mayor tamaño con anotaciones de la casa impresora (Colección Piniella)

Fig. 8 - Modernos fotoensayos no admitidos del correo alemán

Conclusión personal que hago yo en base al estudio del Reglamento y las Directrices: la fotografía o los antiguos fotograbados son parte del proceso de diseño del sello, que lo son si son elegidos e incluso (con reticencias) en los diseños no elegidos, y que debemos usar el sentido común para valorar esas piezas que sean más antiguas y de países de mejor reputación filatélica. Deja en comentarios del blog tus opiniones e impresiones de este artículo, gracias. Hasta la próxima.

2 comentarios:

Fernando dijo...

Me ha parecido un estupendo artículo ya que de este tema he visto muy poco publicado.

Jorge Ullastres dijo...

Sencillamente genial me ha encantado el artículo y el blog.