La investigación de los documentos postales en temática

Artículo de ©JA Gándara

En muchas ocasiones adquirimos y vemos en las colecciones temáticas extraordinarios documentos de Historia Postal, nos esforzamos en buscar los documentos más postales posibles que realmente hayan circulado y luego están colocadas en las laminas expositoras sin su correspondiente investigación postal o nos limitamos a poner algo superfluo  que cualquier espectador puede ver y hay que recordar que lo que es obvio no hace falta ponerlo. El coleccionista temático además de utilizar todos los elementos que configuran en mundo del correo y poder utilizar cualquier pieza de cualquier país del mundo, no tiene porqué dominar la filatelia mundial, pero si está obligado a estudiar las piezas importantes para mostrar su investigación y al mismo tiempo mostrar al publico y a los jurados la rareza de esa pieza, ya que podemos caer en el error de poseer una pieza rara y pasar desapercibida para todo el mundo.


Fragmento de una hoja de la colección
“Monarquía, una forma de Estado" de José Antonio Herrainz.
Por lo tanto en las piezas significativas estamos obligados a realizar un estudio de las tarifas, que es la razón por lo que dicho documento lleva un determinado franqueo o determinada marca, fechador etc.
Hay ocasiones que poseemos algún material que consideramos vulgar o poco raro y cuando nos ponemos a investigar nos llevamos gratas sorpresas, pues resulta ser más raro de lo que en un principio creíamos y en ocasiones por desconocimiento de todos las adquirimos a precios muy económicos.
Un ejemplo de esto podemos encontrar en la hoja de mi colección, “Colón, rumbo a las Indias”, dos cartas circuladas con los primeros sellos de las emisiones chilenas con franqueo alto, unos fechadores y matasello claros que evidencian una rareza pero la investigación de las tarifas es lo que confirma realmente su rareza de esos documentos. Y en esa misma hoja, una carta que podía ser de lo más simple su investigación postal nos lleva a descubrir la ruta del vuelo, con ello demostramos el trabajo de nuestra investigación postal y conseguir un resultado muy satisfactorio y demostrar que la pieza no es tan corriente como a simple vista nos parece.
En los últimos tiempos, una parte de los coleccionistas temáticos además de su correspondiente investigación añaden uno, dos o tres signos o marcas para indicar su estado de rareza, pero ojo no caer en el error de poner esos signos o marcas sin su correspondiente estudio.

Fragmento de una hoja de la colección de Jonas Hällstöm

Un ejemplo de lo que NO puede ser,
pieza de gran rareza sin investigación filatélica.


¡Hasta la próxima!

7 comentarios:

Paco Piniella dijo...

Muy interesante José Ángel, muy didáctico. En cualquier caso el nivel de rareza es difícil, muy divicil de determinar por el propio coleccionista cuando no hay siempre referencias bibliográficas o estudios sobre el tema en cuestión. Lo mismo pasa cuando se pone "única" y luego al lado ves otra y mejor. Sin embargo ahora la tendencia es a esas marcas y repito no siempre es fácil determinar el nivel.

Gándara dijo...

La rareza la podemos medir más o menos por unas tablas orientativas, pero vamos a dejarlo para otra ocasión.

Raudel dijo...

Yo creo que no solo son aquellas piezas raras las que hay que estudiar, sino tambien cualquier otra que pueda tener un interes postal y de la cual se puedan decir cosas que no sean evidentes.... muy bueno el artículo.

Manuel lopez calciz dijo...

En estos días al disponer de tiempo, estoy montando de nuevo mi colección en formato A3,..... pues bien, voy muy lento porque me he propuesto que cada pieza, cada sello, que vaya solo o sobre una pieza, llevará su investigación filatelica y la verdad que lo estoy disfrutando, al descubrir lo que encierra cada uno, no es por lo que diga un jurado, sino la satisfacción propia,...y de marquitas de rareza a mi no me aparecen oportunas, pues como dice Paco, muchas piezas únicas hemos visto.

Francisco Piniella dijo...

Manolo decía Hernán Seijas que cuando dice UNICA hay que pensar que al menos hay 10 jajajaja… Yo si estoy por la labor de las marcas de rarezas, pero como dice Gándara hay que justificarlas más.

Vilmar Brito dijo...

Muito bom esse artigo...eu gostei
se bem que eu sou contra dizer única
peça existente...na coleção de damian Lage por exemplo tem uma prova dizendo única, aqui no Brasil eu já vi várias delas!!!! mas o artigo é muito bom. pARABENS!!!

José Luis Guzmán González dijo...

Considero muy acertado el estudiar con mucho detenimiento cada pieza como se apunta en este trabajo, podemos así contextualizarla filatelicamente hablando y podremos darle le rareza que estimemos con la objetividad que requiere.
Me ha resultado muy interesante e ilustrativo. Gracias por compartirlo.