La Maximofilia tiene su periodo clásico

Artículo de ©JA Casas

Para muchos filatélicos españoles la Maximofilia es un coleccionismo moderno y sobre todo desde que FESOFI creó la FILAMODER Exposición Nacional de Filatelia Moderna, Maximofilia y Enteros Postales en 1988 donde se quiso promocionar la Filatelia Moderna junto con la Maximofilia y Enteros Postales.
En este artículo voy a comentar que la Maximofilia y los Enteros Postales tienen una relación muy estrecha. Si repasamos artículos sobre el origen de las tarjetas máximas nos remontamos a los últimos años del siglo XIX y primeros del XX con tarjetas máximas de pirámides y/o esfinges y monarcas, todas ellas realizadas por casualidad al coincidir la imagen de un sello adherido por la parte impresa de las primitivas tarjetas postales con la misma imagen impresa en ellas, y además debe de coincidir la concordancia de lugar es decir que la localidad del matasellos debe tener relación directa con el motivo impreso del sello y de la tarjeta postal. Estas tarjetas máximas son muy buscadas por los maximofilistas. La Maximofilia es un coleccionismo que ha evolucionado y se ha adaptado a las peticiones de los coleccionistas. En el 2005 siendo presidente de la Comisión FIP de Maximofilia Nicos Rangos se envía a todas las delegaciones nacionales varias propuestas de revisión de los Reglamentos y en la reunión de la Comisión FIP de Maximofilia celebrada en el 2006 en Málaga se aprueban y estos Reglamentos son ratificados por la FIP al año siguiente.
El Reglamento Especial (SREV), aprobado en el 2006 y ratificado en el 2007, dice en el punto 3.2. La tarjeta postal ilustrada “…Las tarjetas postales antiguas pueden tener en su cara ilustrada una zona para la escritura. Con excepción de las tarjetas postales antiguas, éstas serán consideradas de mayor calidad tanto en cuanto sea mayor su ilustración…”
Entero postal Alemania Imperio sin sello impreso 
Detalle
Con la emisión de la prime tarjeta postal oficial el 21 de octubre de 1869 por el Correo Austriaco, la correspondencia postal sufre una gran revolución con los llamados enteros postales, en ellos se podía enviar un pequeño mensaje por la mitad del precio de la correspondencia cerrada en un sobre. Esta tarjeta postal – entero postal tiene muy buena acogida, se venden muchos ejemplares y otras administraciones de Correos de otros países lo imitan. Muchos enteros postales se editan con la impresión en el anverso del Escudo de Armas del país o la imagen de su monarca en el ángulo superior izquierdo o en la parte superior central y en el ángulo superior derecho un sello con el valor correspondiente a ese efecto, en algunas ocasiones carece de sello impreso, por lo que hay que pegar un sello con la tarifa correspondiente. Se completa el anverso con una zona destinada para escribir el nombre y la dirección del destinatario. El reverso queda en blanco para que el remitente escriba su mensaje.
Si el destino del entero postal superaba la tarifa mínima, la que tenía el sello impreso, el remitente tenía que pegar uno o más sellos, hasta completar la tarifa de destino, en la superficie del anverso y es aquí cuando surge la concordancia de motivo, la de los Escudos de Armas o la de la efigie de un monarca. En todos estos casos se deben de dar además las concordancias de lugar y de tiempo.
Entero postal de Bélgica circulado de Lieja a Düsseldorf en 1877
De los enteros postales que he podido investigar, los más antiguos de mi colección, que se pueden considerar auténticas tarjetas máximas circuladas, son las de 1872 del Imperio Alemán, estos enteros postales no tienen sello impreso y llevan un sello adheridos de la serie de 1872  del águila en relieve donde se dan dos variantes: Pequeño escudo sobre el águila y Escudo grande sobre el águila.
Además de los Escudos de Armas, hay enteros postales que reproducen la efigie del monarca como es el caso del monarca sueco Oscar II.
Este entero postal y tarjeta máxima está circulada en 1897 desde Estocolmo,
el 24 de septiembre, con un matasellos especial de una Exposición de Tarjetas Postales,
a Barmen, el 26 de septiembre, en Alemania
Es importante destacar que estos enteros postales sólo se pueden considerar auténticas tarjetas máximas cuando se dan la concordancia de motivo del sello pegado con la imagen que no reproduce el sello impreso con el franqueo del entero postal. Hay tarjetas máximas realizadas con enteros postales circulados en más países y por lo tanto la Maximofilia tiene su periodo clásico tan importante como el de otras clases filatélicas. 

Juan Antonio Casas es Jurado FIP de Maximofilia


Referencias
Old postal stationery can be rare maximum card according the fip maximaphily regulations. 
Nicosia 2012.  Nicos Rangos.








2 comentarios:

from-philately-to-froglately dijo...

Tengo duda en la primer pieza publicada en este articulo "Entero postal Alemania Imperio sin sello impreso" ya que cualquier carta sin sello impreso esta fuera de la categoría de "Entero postal" o ¿cómo es que lo están definiendo? solo para contextualizar, el ejemplo como tarjeta máxima es magnifico, ya que existe una "imagen alusiva" en la tarjeta de previa elaboración a la emisión del "sello". Pero no puede ser entero postal si no cumple con la primer característica de uno "porte integrado (impreso o grabado en el momento ó posteriormente por una entidad oficial) a la tarjeta, sobre, fajilla, etc."

Paco Piniella dijo...

Los pioneros de los enteropostales, como en Chile, por ejemplo, eran unas tarjetas de acuerdo a las medidas establecidas por UPU para circular a menor precio a las que no se ponía el sello impreso. Creo que no es un enteropostal en términos estrictos, es verdad. Pero estamos hablando de una época muy antigua donde se es más flexible.