El concepto rareza y los sellos poco frecuentes en Filatelia Moderna

Artículo de ©Rafael Acuña

Si se preguntara a la población, en general, que describieran un sello de correos, la mayoría responderían que son pequeños trozos de papel de forma rectangular que representan las imágenes y tópicos más diversos. Sin embargo, a medida que vamos investigando vemos que cada vez más son los países que incorporan nuevas técnicas, materiales y diseños en sus emisiones, dirigidas especialmente a los filatelistas que de alguna forma irán incorporando a sus colecciones.

Las estrategias de marketing filatélico se aplican con rigor, donde la oferta y la demanda de estos productos serán el común denominador entre quien los vende y quienes los compran. Como preámbulo de este artículo, ya hablábamos de los “Sellos QR y de realidad aumentada (RA) en Filatelia Moderna” (El Eco Filatélico y Numismático. Diciembre de 2015) y seria innumerable hablar de los distintos sellos que se han ido emitiendo a lo largo de estos años, que incorporan diversas y materiales. Lo que pretendemos es hacer una aproximación al concepto rareza en Filatelia Moderna, establecido en las directrices FIP que regulan esta clase de competición. Pero previamente, habría que preguntarse
  1. ¿qué es raro y que no es raro?, y
  2. ¿cómo se establece esa rareza?
Estas son las dos importantes preguntas que debemos responder y hoy vamos a intentar acercarnos a una respuesta para ambas.
¿Cómo se establece la rareza en filatelia? Pues como en todos los ámbitos de la vida, a menor numero de objetos existentes, mayor es la rareza del objeto.
Y aquí viene ahora la primera pregunta ¿Qué es raro en Filatelia Moderna teniendo en cuenta que hablamos de material filatélico emitido aproximadamente desde el año 1991?
La rareza esta directamente relacionada con el material filatélico expuesto y con la escasez relativa del material del tipo mostrado (no tiene por qué coincidir con su valor material o económico) y a la importancia del conjunto de la participación y de sus elementos.
Teniendo en cuenta estas premisas, veamos algunos ejemplos, de los innumerables existentes y al final que cada uno establezca sus propias conclusiones:
  • Sellos con polvo de meteorito.


Hablando de rocas en los sellos, en 2006, Austria emitió un sello de 3,75 euros que contenía 0,03 gramos de polvo de meteorito. El polvo proviene de un meteorito de 19 kilogramos de piedra que se encontró en Marruecos en 2004. El meteorito está compuesto de olivino, un mineral de constitución química definida como silicato de magnesio y hierro. 

  • Sellos de corcho.
Portugal, ofrece más del 30 % del mercado mundial de corcho. Emitió en noviembre de 2007, este sello único impreso en corcho en forma de láminas muy finas (0,35 Mm.). Representa una imagen estilizada de un alcornoque situado encima de una colina, con valor de 1 euro. Posteriormente se sumaron otros países a esta iniciativa


  • Sellos transparentes.
Finlandia emitió en 2008 el primer sello transparente del mundo que adquiere el color del soporte donde se encuentra adherido.

 A esta iniciativa le siguieron entre otros países como Emiratos Árabes unidos (2009) o Francia (2012) (imágenes abajo).




  • Sellos con CD-ROM incorporado.
Bhután, un pequeño país situado en el extremo este de la cordillera del Himalaya, es bien conocido en los círculos filatélicos para producir sellos poco frecuentes o usuales. Algunos de sus sellos incluyen aromas de flores, sellos lenticulares, sellos hechos de diversos materiales como la seda y el acero, y los sellos fonográficos. La venta de sellos es una fuente clave de ingresos para esta pequeña nación. Los sellos de CD- ROM vienen en una envoltura protectora que puede ser fijado a la carta que se envía por correo, para que el CD -ROM se puede entregar de forma segura al destinatario.




Bibliografía: