Purismo vs innovación en la filatelia temática (II)

Artículo de ©Marcela Díaz-Cabal
El intercambio entre colegas que se ha suscitado a raíz de mi artículo sobre los "puristas" y  los "innovadores", no solo ha resultado para mí de lo más provechoso en cuanto a aprendizaje filatélico, sino incluso divertido porque tengo a dos buenos amigos completamente del lado de los "puristas" en lo que al famoso "tu sello" se refiere. Creo que tres, si incluyo a Mario que se preocupa mucho por las reglas FIP aunque no se haya referido en esta ocasión específicamente al "tu sello". De eso se trata: de intercambiar pareceres, ampliar conocimientos, disfrutar la afición y seguir amigos.
Colección de Marcela Díaz-Cabal donde utiliza sellos personalizados
...los ¡atentos jurados!
Me pregunto qué opinarán las escasas mujeres filatelistas sobre las reglas y si pueden transgredirse, cambiarse, modificarse  o se  han de seguir a pie juntillas por los siglos de los siglos. Y explico el porqué. Las mujeres, aún hoy, en pleno siglo XXI, seguimos luchando porque se nos reconozcan los derechos a decidir sobre nuestros cuerpos, por poner un ejemplo. Preguntarán, pero Marcela, ¿esto a qué viene?¿Qué tiene que ver con la filatelia? En realidad nada directamente, pero sí mucho con la actitud ante la vida (que implica acatar reglas o no, incluyendo las de la filatelia).
Como tengo muchos años de enseñar Español a estudiantes de Medicina, en algunas ocasiones he tratado con ellos temas controversiales porque tendrán que enfrentarlos en algún momento de su carrera: el aborto, la eutanasia, las investigaciones con células madres, etc. Para mi sorpresa, estos jóvenes de 16, 17, 18 años se muestran  muy rígidos en sus opiniones. Para ellos las cosas son blancas o negras; buenas o malas. No hay término medio. Su elección viene condicionada por esa visión limitada que les da el no haber vivido aún lo suficiente.  No comprenden (todavía) que la vida, muchas veces injusta y cruel,  los enfrentará a decisiones difíciles que no son totalmente buenas ni totalmente malas; y les enseñará que entre el blanco y el negro hay una cantidad enorme  de grises. Esto es probable que lo entienda mucho mejor una mujer cuando una sociedad predominantemente dominada por hombres le dice qué debe o no debe hacer con su cuerpo... porque esas son las "reglas". 
Mi posición en la vida, incluyendo la filatelia, es que quiero caminar hasta donde me sea posible por el medio; porque los extremos jamás han sido buenos... ¡EN NADA! Considero que debemos ser reflexivos,  prudentes, sensatos, respetuosos de  las reglas, sobre todo las de convivencia con otros en una sociedad, pero no debemos perder de vista que nada es inmutable. Y que al fin y al cabo, la vida es tan complicada que a veces no nos queda más remedio que arriesgarnos (a lo Quijote) porque no tomar partido no siempre es opción. Llegará el momento en que tengamos que decidir, nos guste o no, en qué lado del camino nos queremos situar.
También es cierto que en la filatelia competitiva mucho depende de la edad, la salud, la capacidad económica, etc. A un coleccionista joven como Mario le auguro una larga y fructífera vida filatélica. Así lo espero; así se lo deseo de todo corazón.  Para otros, el final de la jornada está a la vuelta de la esquina. O sea, mientras a un Paco Piniella "oro grande español", mucho más joven que yo, aún le quedan años por delante (¡¡y ya puede hablar de 30 años de coleccionismo!!), a una Marcela, que comenzó apenas 5 años atrás, escasamente le quedan 6 o 7 años de camino porque la jubilación no dará luego para "alegrías". La diferencia es obvia. El oro de Marcela... bueno, ¿para qué pensar en ello?
En cuanto al Cardenal  Cisneros, ejemplo utilizado por mis amigos, habiendo sellos "normalitos" ¿se justifica emplear un "tu sello"? Definitivamente NO. Muy distinto es el caso de León Hebreo. Afortunadamente hay quienes son  capaces de comprender (¡benditas mentes luminosas!) no solo la importancia de  León Hebreo para una colección cervantina,  sino para cualquier aspecto filosófico o literario de la época áurea española que tenga que ver con el amor, tema por demás recurrente en la literatura occidental desde los tiempos de Platón. Su ausencia sería algo así como si en el tema colombino no se hiciera absolutamente ninguna referencia a las capitulaciones de Santa Fe.
Como panameña, y solo para aclarar, no tengo capacidad de producir mis propios sellos. Es más, en mi país ni siquiera tenemos sellos con qué circular una carta. Pronto desaparecerán definitivamente si nuestro gobierno no hace algo ya. Ni "tu sello" ni "ná de ná".
Colección de Marcela Díaz-Cabal donde utiliza sellos personalizados
Por otra parte, también es cierto que no soy la única que defiende que en casos puntuales y si no quebranta ninguna regla FIP no hay razón de peso para que no se puedan usar... con extrema prudencia y muy bien justificado su empleo. Curioso es que sean las mismas sociedades filatélicas que los denigran quienes soliciten a Correos, un "tu sello" para celebrar o conmemorar una determinada efemérides. ¿Cómo  justifican esa dualidad de criterios? No tengo la menor idea.
El coleccionismo temático a nivel mundial (FIP), recordemos, se rige por un Reglamento Especial (SREV) para la Evaluación de las Colecciones Temáticas en las Exposiciones FIP y de unas Directrices para la Evaluación de las Participaciones Temáticas  que amplían las normas  en los Reglamentos Generales (GREV, GREX). Como bien señala Luis Fernando Díaz,  "en la práctica, se ha comprobado que los coleccionistas, al momento de preparar sus exhibiciones, y los jueces, en ocasión de evaluarlas, recurren a las Directrices con un rango imperativo similar al del Reglamento". (Ver  artículo de LFD sobre Franqueos Pagados en La Lupa)
Dicho esto debemos repasar lo que las Directrices regulan sobre el material filatélico apropiado. Cito (Art. 3,  Acápite 3.1.):
“Material postal-filatélico apropiado es el que ha sido emitido, se proyectó emitir o ha sido producido en la elaboración de la emisión, con el propósito de transmitir correo u otras comunicaciones postales, el que ha sido usado para ello, o considerado válido por organizaciones postales gubernamentales, locales o agencias postales privadas, así como por otras autoridades debidamente encargadas o facultadas para ello.”  Más adelante también nos hablan del material "límite": "Algunas piezas cumplen las definiciones de material apropiado o no apropiado sólo hasta cierto punto; por lo tanto principalmente deben usarse cuando no haya otro material para describir un detalle temático específico."
Si los "Tu sello" son emitidos por Correos de España, organismo gubernamental, con el propósito precisamente  de transmitir correo u otras comunicaciones postales, si ellos no forman parte de los materiales límites de manera explícita y contribuyen a la variedad que nos sugieren las Directrices, ¿qué regla FIP transgreden? Ninguna. No en estos momentos.  Con todo, admito que construir una colección competitiva sobre la base de los "Tu sellos" sería no solo cuestionable, sino por completo improcedente. Por lo tanto, que los jurados los considere con reservas y los ubique como material "límite" puedo entenderlo. Que se impida su uso o se penalice en una competición temática, cuando está plenamente justificado, sigo pensando que NO. Me sitúo en el medio del camino a riesgo de ser atropellada.
En todo caso, el que algún día se  acepten o no estos elementos postal-filatélicos que hoy se encuentran en la zona gris, el tiempo lo dirá y mucho tendrá que ver con cuántas golondrinas se unan para hacer verano. No importa lo que digan los puristas o los jueces. Tarde o temprano la mayoría (y no siempre serán los más sabios) se impondrá. Por ahora, cada uno coleccionará lo que quiera y como quiera o pueda. Y si desea competir, habrá de atenerse a las consecuencias que impongan los reglamentos actuales... porque el futuro no ha llegado... pero llegará.

10 comentarios:

Marcela Diaz Cabal dijo...

Gracias, Paco, por publicar mi artículo. Para ser congruente con mi propia línea de pensamiento, he de hacer la salvedad de que en la segunda hoja mostrada, la TM ya ha sido sustituida por otra pieza. Esta colección, con la cual concursé por primera vez en Quito, irá revisada y mejorada a Chile. Con excepción de León Hebreo, el jurado no verá ningún sello personalizado más.

Gándara dijo...

No hay que pensar en las medallas, hay que tratar de hacer una buena colección con el esfuerzo de uno, tu trabajo, el plan, el desarrollo, la innovación etc. con ese buen trabajo es fácil llegar al Vermeil o vermeil Grande el resto con el tiempo, lo importantes es el disfrute de uno y si es posible que eso agrade al público.
Cuando yo empecé jamás pensé en conseguir un oro, disfrutaba con lo que hacia y me esforzaba poco a poco en ir mejorando, con el tiempo llego.

from-philately-to-froglately dijo...

Hola Marcela, concuerdo con José Ángel, la medalla viene por si sola, lo importante es disfrutar lo que hacemos como filatelistas, en ocasiones y para muchos les es difícil separar la parte de filatelia personal con la de competencia (en este caso si me exento, pues lo que hago personalmente es mío, personal y nadie lo toca, más cuando tengo que participar lo hago desde el reglamento), como filatelistas les doy el consejo "hagan lo que más les guste", como delegado de temática: "apeguen a las reglas" y tengo que ir de un lado a otro brincando según la situación "case by case" dicen mis amigos norteamericanos.

Y disfruten lo que hacen, esa es la prioridad en un pasatiempo. Saludos desde México.

Mario Ramírez.

Anónimo dijo...

Buenos días
Voy a hacer hincapié en el asunto de los sellos personalizados. Tengo un amigo, de otra rama de la filatelia, que hace una colección muy especializada, y como no existen suficientes sellos, encarga a Correos de España sellos personalizados. Evidentemente, no presenta su colección en exposiciones competitivas de alto nivel. Para él, como para todos nosotros, su colección es para divertirse.
Yo no considero que la inclusión de un sello personalizado sea motivo de "pecado temático", incluso nuestro club ha realizado alguno, pero sí que un uso "extensivo" dañaría la v

Anónimo dijo...

a ver si puedo continuar...
Decía que el uso extensivo de sellos personalizados dañaría la evaluación de la colección en una exposición competitiva. Además, dentro del inmenso mundo que es el material aplicable a una colección temática, indicaría de alguna manera que el tema es "estrecho".
Por otro lado, hay bastantes países que admiten la solicitud de sellos personalizados a través de internet. Si el asunto del sello se refiere a un aspecto digamos español, ¿es admisible que el sello personalizado sea alemán, o suizo, sin que estos países tengan nada que ver en el asunto?
En fin, por hoy nada más.
Saludos cordiales
Estanislao

Paco Piniella dijo...

Yo insisto en este tema aunque ya está muy trillado y no hablo ni de medallas sino de los placeres del coleccionista, los placeres de encontrar algo que es difícil, lo que solo él tiene, lo único, o lo más raro, porque así somos los coleccionistas, de sellos, de monedas ...o de cajitas, en eso somos todos iguales.
Los sellos personalizados implican que uno se los puede mandar hacer, entonces yo entiendo que no tiene ninguna emoción, para mi añadiría, no tiene ningún interés. Y no digo que no tenga valor postal e incluso filatélico a efectos de reglamento, pero como decía Victor Jara en su canción, ni chicha ni limoná.
Imaginaros que a mi me falta un personaje que es decisivo para seguir el hilo de mi tema, pues me voy a Correos, o simplemente por Internet en el caso de EEUU, y me hago el sello. Así podría seguir y seguir... repito ni chicha ni limoná y cada uno que coleccione lo que quiera. Marcela te prometo no escribir nada más del TU SELLO, jajajajaja....

El Tío Pérez dijo...

Como estas Marcela, yo pienso que como todo va a llevar su tiempo aceptar este “tipo” de material, más que nada por lo que dice Paco, que es un material hecho a pedido, y se puede interpretar que si me queda un hueco en mi colección, busco algunos de los países que hacen sellos personalizados y encargo el material que me tape ese hueco. Yo pienso que por ahora debe ser tomado como eso, un elemento para que el desarrollo no se me caiga, pero que por el tipo de material y por lo moderno se tendría que cambiar ni bien se pueda. Cuando armamos una participación para exponer se busca poner el mejor material, lo más Raro, etc… para obtener un mejor puntaje, si bien muchas veces colocamos material moderno o de bajo “valor”, porque no hay otra cosa o no la hemos podido encontrar hasta el momento, muchas veces hay que esperar que el material aparezca. Considero que la inclusión de pocas de estas piezas no influye en el puntaje final, pero habría que ir cambiándolo por otro tipo de material en cuanto se encuentre algo “mejor”, Saludos.

Marcela Diaz Cabal dijo...

Gracias a todos por sus comentarios. Como dice Paco, esto de los sellos personalizados ya está más que trillado. Es cuestión de hacerse unas preguntas elementales y responderse: ¿Los autoriza y fabrica una entidad con capacidad emisora? Sí. ¿Sirven, como cualquier otro sello legal, para franquear correspondencia? Sí. ¿Sus valores faciales son acordes con las tarifas vigentes? Sí. Pueden que a la hora de una evaluación, en "Rareza" no sean tenidos en cuenta, pueden no sumar, pero jamás restar.... si se usan con prudencia. Tienen más justificación que las "tarjetas máximas" pues ellos sí son "postales" en tanto que las TM no (y también son fabricadas). Y ya que ayudan al "discurso temático", lo que no puntúen en "Rareza" bien podrían puntuar en "Desarrollo".
Me parece que el colega Tío Pérez (me encantaría saber su nombre, aparte del seudónimo) ha optado por una posición más flexible. Más parecida a la mía. Gracias por no dejarme sola en la otra esquina. En cuanto a las medallas, no sé si es que no me expliqué. El que compite quiere ganar, quiere que se le reconozca su esfuerzo y si no lo logra, continuará en el empeño. Si solo fuera el placer de coleccionar por coleccionar, nadie competiría. Por favor, que no nací ayer. Pero entiendo perfectamente lo que dicen sobre el placer intrīseco de hacer nuestra colección a nuestra manera.. De hecho, la filatelia es para mí mucho más que una afición. No ahondo en ello por ser un asunto personal. Y mi único motivo de insistir en participar en Chile es porque sin un Vermeil Grande no puedo abrirme a los 8 marcos. Que es mi meta. Para mí. Si gano luego o no un oro, me trae sin cuidado. Mi objetivo es que mi colección sea el referente obligado de cualquiera otra que en el futuro trate un tema sobre Cervantes o el Quijote. Y eso sí lo espero lograr.

El Tío Pérez dijo...

Como estás Marcela, mi nombre es Christian Gabriel Pérez, como estoy en varios blogs de mi ciudad de amigos, club local y scouts, aquí todos me conocen como Tío Pérez, te comento que soy secretario de la Asociación de Filatelistas Temáticos Argentinos (AFITA), jurado nacional y continental en las clases Temática, Juventud y Literatura filatélica, y desde diciembre jurado FIP en filatelia juvenil.
El ser jurado de la clase juvenil hace que veas las cosas desde un punto de vista más “amigable”, ya que los juveniles en principio no tienen los recursos suficientes para tener grandes piezas filatélicas, es más en su mayoría arman con lo que pueden, lo que consiguen, lo que se le puede regalar, etc.. Recuerdo cuando era juvenil que armaba una planilla cuestión de no desperdiciar hasta el último sello postal u otro material, quedándome en el clasificador menos de 10 sellos, bueno me fui por las ramas… Un fuerte abrazo.
Christian

Marcela Diaz Cabal dijo...

Mucho gusto, Christian. Ahora ya puedo ponerle una cara al tío Pérez. Había oído hablar de ti a raíz de Nueva York. Si vas a Chile tendremos oportunidad de conocernos personalmente. Yo también trabajo con jóvenes en otro plano, pero te entiendo perfectamente. Gracias por satisfacer mi curiosidad y hasta la próxima. Un abrazo,
Marcela