Elementos filatélicos complejos (3): los "cromalines"

Artículo ©Roberto Cravero
Seguimos con nuestra serie sobre "Elementos filatélicos complejos en Temática". En esta ocasión pongo en consideración de los filatelistas temáticos, y por supuesto a todos los del mundo filatélico, un tema que no fue tratado todavía y que puede llegar a tener consideraciones a favor o en contra de la inclusión en las colecciones de los llamado "Cromalin" (marca registrada de Du Pont Cromalin®). 
Cromalin es una prueba de color seco desarrollada por DuPont, que se lanzó en 1972. Con la ayuda del método, el resultado del color de una impresión se puede verificar de antemano (es decir, sin tener que imprimirlo). Dicha comprobación preliminar puede realizarse mediante prueba, prueba analógica o prueba digital, en el caso de la prueba analógica Cromalin es el método más común. La prueba de color Cromalin también se produce digitalmente en la actualidad. Para preparar la prueba de Cromalin, las exposiciones se superponen sucesivamente sobre una película foto polimérica sensibilizada que se lamina sobre papel especial. Comenzando con cian (C), luego magenta (M), luego el amarillo más brillante (Y) (para los colores mezclados verde y naranja) y finalmente negro (K), de modo que se preserva el dibujo de profundidad.
En exposición bajo luz ultravioleta, las áreas debajo de las áreas abiertas y transparentes se endurecen con la luz, el resto cubierto por puntos de medios tonos permanece sin exponer, sin curar y por lo tanto pegajoso. En esta capa adhesiva, se aplica el polvo de color de la separación de color correspondiente y se adhiere a las áreas adhesivas, se elimina el exceso de residuo, luego se lamina otra capa de película delgada con el recubrimiento pegajoso fotosensible y el proceso se lleva a cabo nuevamente. Para las 4 separaciones de color, se aplica una capa protectora y una exposición sin original, en la que toda la superficie está endurecida y estabilizada. Los resultados son consistentes con el color, son rápidos y muy cercanos al resultado de la impresión. Los errores contenidos en la plantilla fuente pueden detectarse antes de imprimir y, si es necesario, corregirse. Esta verificación preliminar del resultado de impresión generalmente ya no se lleva a cabo con este método, sino con pruebas digitales más económicas y rápidas. Con la era digital, los correos del mundo adoptaron este método para imprimir sus sellos, dejando de lado el grabado de cuños en acero, los dibujos originales de artistas, las pruebas de color, el fotolito, material que conforma la pátina amarilla que se nos exige en las presentaciones. 
Lo que pongo en consideración es la siguiente pregunta: Los cromalines, ¿los consideramos cuños, pruebas de color, y los tomamos como material de archivo? o también, ¿filatelia moderna?. Si tomo la primera duda, no debería ser castigado y tenido muy en cuenta en cualquier presentación, ya no solo temática. Ahora, si es considerada parte de la filatelia moderna, podríamos incluir en una colección temática uno o dos cromalines, para no abusar de lo moderno, y si no esperar décadas para que sea considerado como pátina amarilla.
Para ilustrar, imagen del Cromalin realizado para la emisión del 20/11/1999 del Correo Argentino "Cartografía", impreso con entrecintas y dentado 14.
Imagen del Cromalin
Pruebas de impresión de los distintos colores obtenidos del Cromalin 
Sistema CROMALIN de DU PONT

2 comentarios:

El Tío Pérez dijo...

Querido Roberto son totalmente validos como un proceso previo a la impresión, como pruebas Cromalin, ya que se acerca en calidad de colores al producto final. Como todo el tema es la cantidad, Damian Lage siempre da como ejemplo los cromalin proof de Tonga, que no se realizaron más de 3 a 5 por emisión. Abrazo
Christian Pérez

Evaristo Alfaro Gómez dijo...

Hola:
El problema puede surgir cuando el "cromalín" es un mero archivo que la casa impresora remite en PDF al ente emisor y cuyo archivo puede acabar el manos del coleccionista que podría imprimirlo.
¿Qué pasa en este caso?