Actividades del Museo Filatélico de Oaxaca

Exposición filatélica sobre la vida y evolución del anudo - Colección Filatélica de Mario Ramírez Bahena

¿Hemos escuchado la palabra “anuro”? su etimología nos refiere a un grupo de anfibios, cuya característica principal es la carencia de cola. Este fue el primer nombre dado en la clasificación de las ranas y los sapos. Los primeros habitantes terrestres del planeta fueron anfibios, comenzaron a salir del agua sin alejarse de ella, una evolución de miles de años dio como resultado a los anfibios que hoy en día conocemos como ranas. 
Los primeros ancestros eran grandes, debido a las condiciones climáticas y abundante alimento, lo que les permitió sobrevivir a la extinción de los dinosaurios hace 45 millones de años, a la primera era glaciar hace 2.3 millones de años y a la última hace 10,000 años. 
Los fósiles que han aparecido alrededor del mundo, han mostrado a la ciencia los pocos cambios que han sufrido en el tiempo todos los anuros y han determinado las zonas donde han vivido estas especies. Existen tres familias de anfibios: anuros, cecilias, salamandras y tritones en una sola. El término anfibio fue retomado en nuestros días, para todo aquello que podía manejarse en dos elementos a la vez.
Los anfibios comparten no solo el hábitat, comparten características evolutivas: salamandras, tritones y ranas, provienen del mismo ancestro, se dividieron millones de años atrás para solo quedar emparentadas, compartiendo muchas características. La evolución les dejó a todos los anfibios un modo particular de reproducción y una metamorfosis antes de iniciar su vida adulta; los enfrenta como depredadores aún en su misma especie al haberlos dejado convivir en los mismos territorios. 
La evolución de estos animales los ha determinado de manera que toda su familia cumple con características similares en patas, ojo, boca y oídos, dejándoles a la naturaleza la elección del color, tamaño y forma, adaptaciones necesarias para sobrevivir. Los ojos de las ranas contienen muchas particularidades ubicados sobre la cabeza que les da una ventaja para observar su entorno a más de 180 grados y pupilas que les distinguen según su modus vivendi.
El medio le ha exigido a la evolución generar adaptaciones particulares en sus extremidades, dependiendo de la actividad principal, ya sea saltar, nadar, correr o excavar.
Las ranas y los sapos cantan al ritmo de la lluvia en la temporada de apareamiento, el mejor cantante será el más atractivo para ellas, los sonidos que emiten para comunicarse, pueden ser parecidos al mugir del ganado hasta el zumbar de una abeja. 
El Museo de Filatelia presenta la exposición del filatelista mexicano Mario Ramírez Bahena ‘Anuros: pequeño salto a la fama’. Esta colección galardonada en diversos eventos filatélicos nacionales e internacionales desde 2011, se ha caracterizado por la diversidad y rareza de cada una de sus piezas y profundidad en documentación. 
Esta exposición describe e ilustra la parte biológica y taxonómica de los anfibios desde su aparición y su forma de vida: cómo se alimentan, cómo viven, cómo se defienden y reproducen, en qué hábitat lo hacen, quiénes son sus depredadores naturales y cuál ha sido el impacto del hombre en su entorno natural. Este también es un acercamiento al contexto en el que el hombre conoció a los anfibios y cómo los ha hecho parte de su vida involucrándolos no sólo en el mundo de la ciencia, también en la cultura, literatura, escultura, leyendas, orfebrería y por supuesto en la filatelia.
Existen más de 3,500 especies de ranas y cada año se descubren nuevas. Los anuros se han adaptado a todo tipo de entornos, desarrollando distintos hábitos, algunos permanecen en el suelo, otros en el agua, y algunos otros trepan en los árboles. 
Con su reciente galardón obtenido en la Exposición Filatélica Continental AFE 2015, se presenta ‘Anuros: pequeño salto a la fama’ con un destacado grupo de piezas filatélicas para ilustrar esta temática, que van desde sellos, mata sellos, cancelaciones de máquinas franqueadoras, enteros postales en sus versiones de sobres y tarjetas, estampillas adhesivas, cancelaciones especiales, etiquetas framas, marcas de seguridad, aerogramas, etiquetas de servicios registrados, censuras, y prefilatelia. 
Otra de las singularidades de esta colección es su identificación de errores en emisiones, variedades de papel, goma y dentado. Los estudios filatélicos realizados por el coleccionista sobre esta exposición se han basado en catálogos especializados y documentos elaborados por expertos en materia filatélica, permitiendo estructurar un discurso museográfico asequible al público en general el cual está dividido en 4 temas principales: ‘Conociendo al famoso anuro’, ‘Nuestra clasificación’, ‘El hombre y la rana’ y ‘El legado’.