"El barquito" (Puerto Rico 1893), un sello muy especial

Artículo de ©F Piniella
La última de las emisiones del IV Centenario del Descubrimiento de América entre los países sudamericanos fue la llevada a cabo por Puerto Rico, entonces colonia de España. El sello en cuestión es un valor de 3 centavos de peso emitido el 19 de Noviembre de 1893 para conmemorar la llegada de Colón a la Isla borinqueña.
Monografía del sello del "barquito".
Edit. Casa del Sello, Madrid, 1991.
El conocido como sello del "barquito" ha sido una emisión profusamente estudiada. Hay que resaltar el trabajo enorme y de gran valor de investigación como fue el libro publicado en el año 1991 por Ovidio Dávila que aborda profusamente todos los prolegómenos del sello. Anteriormente, también otros estudios se habían realizado por parte de estudiosos como Raúl Gándara, Hugo D. Storer, Roger B. Preston, o Daniel Olsen.

"El barquito" - Puerto Rico 1893
Tan importante es este sello que incluso hay un grupo de Facebook exclusivamente para "amigos del barquito" (aquí), donde se van añadiendo fotos de sobres y ejemplares de este sello, del cual hay muchos ejemplares falsos.
Bloques falsos
No se trata, por tanto, de volver a insistir en todos los detalles de la emisión, pero no cabe duda de su repercusión filatélica, y de las muchas singularidades que hicieron bastante extraña la emisión de veinte mil "barquitos".  Todo en el entorno de una de las últimas colonias española, pues recordemos que en España no se conocían todavía las series temáticas, y era la figura del Rey (Reina regente Doña María Cristina) la única imagen filatelizada.

Una serie de intereses entre filatélicos y económicos motivaron que un número de personas de peso en la Isla hicieran posible esta emisión, que solo se puso a la venta en un único día, el 19 de Noviembre de 1893. Entre ellos destacamos a José Prats en la ciudad de Mayagüez, que era precisamente corresponsal en la Isla de numerosas publicaciones filatélicas. Al que se le unió en sus aspiraciones por conseguir un sello del descubrimiento, un comerciante de Ponce, llamado Fernando Zegrí Marín, de su familia nos queda, por ejemplo el legado del cuadro que recogió Dávila y que aparece en la figura de abajo.

Pruebas de colores realizadas sobre el diseño original

Prueba en rojo

Prueba "circulada"
La existencia de numerosas cancelaciones locales (Colección Raúl Gándara) nos hace pensar que sus puntos de venta fueron más de veinte, además de los matasellos ordinarios de la Administración Central (dos tipos), Ambulancia, Ambulante, Certificado, Franco, "O" y Telégrafos.
Ejemplar de carta certificada

El 4 de Noviembre, catorce días antes de la conmemoración se publicaba en las "Noticias Generales"  de San Juan de Puerto Rico la Real Orden que autorizaba la emisión del sello del "barquito". En la orden se hacía expresa mención a los señores Fernando Zegrí y José Prats como firmantes de la solicitud de la impresión de estos sellos especiales: "Que se den las gracias en su Real nombre a los señores Zegrí y Prats por el donativo al Tesoro del importe de los sellos que en dicho día se expidan".  También fue muy importante la participación del Dr. Francisco Blanes Piales en la elaboración de los sellos, de hecho su nombre aparece en muchas de las dirección auto-remitidas por este médico a su propio domicilio, desde muchas localidades de la isla hasta San Juan.

Reconstrucción de plancha por Ricky R. Perez

Los sellos eran válidos exclusivamente para la correspondencia interior, como se hace expresa mención en el punto 3º, por eso no existen cartas dirigidas al exterior de la Isla, al menos que se conozcan, tan solo acompañadas de sellos "españoles", como puede verse en la foto de abajo.

Dos cartas circuladas con franqueo "mixto"
El posible abuso en la emisión de pruebas de colores hizo necesaria la publicación del Acta de destrucción de las planchas, que se realizó con agua fuerte sobre la piedra de la litografía, como consta en el Metropolitan Philatelist de Marzo de 1895. Existen también unas "pruebas" (entre comillas) que son controvertidas con diseños supuestamente iniciales, los que los han vendido aluden a que eran de Pedro Monge. Abajo tenéis fotografía de los mismos, para mi son simples viñetas...

    

Los sellos fueron impresos en la Oficina del Boletín Mercantil, propiedad de Dª Adelaida Lynn (calle San José nº 91, esquina con Fortaleza). No es de extrañar entonces ver el sobre de arriba donde la prueba circulada se dirige precisamente a "Dª A. Lynn". Y sí que existieron con posterioridad a la propia destrucción de las piedras, numerosas emisiones fraudulentas estudiadas por Storer , y ampliadas por Dávila  en su estudio. Algunas son muy burdas, pero otras pueden pasar como auténticas para coleccionistas no muy avezados.

Interesante B4 circulado
El error más valorado es precisamente la única variedad de dentado como consecuencia de la aplicación de un peine de perforación adicional en forma vertical, el que cruzó la hoja a través de los sellos 2, 7, 12 y 17. Aunque para Dávila solo existe uno usado en carta (la que aparece en su libro en la pág. 87), también existe otra dirigida a H. Gautier que se expone abajo, por lo que, como siempre decimos, es preferible esperar y que vayan apareciendo más archivos para determinar la rareza de las piezas. Pese a ello es la rareza más apreciada de la emsión, de esta, como decíamos al principio, extraña emisión.
Carta con la variedad del perforado intermedio en el sello.
Colección Piniella.
Y eso es todo, espero les haya gustado, para mayor información les recomiendo el libro de Ovidio Dávila con el que empecé este pequeño artículo. 

No hay comentarios: